Antes de que Hitler llegue al poder: así se instaló el Partido Nazi en Argentina

Cuando Adolf Hitler aún no había llegado al gobierno, en el país ya funcionaba la primera representación oficial del nazismo.

Por Marcelo García

Jueves 14 de Julio de 2022 - 00:00

Nazis en Argentina, nazismo, Adolf Hitler, documentos CEIAA Congreso de la NaciónEl Partido Nazi en Argentina. Fotos: CEIAA del Congreso de la Nación.

El éxito electoral del Partido Nazi tras las elecciones parlamentarias de Alemania en 1930 fue lo que alentó a los jefes del partido a atraer de nuevo a los exiliados a su “Vaterland”, es decir, a su patria. La estrategia que usaron fue asignarles a aquellos agentes desterrados ciertas misiones de reclutamiento y penetración nazi en el exterior. Uno de esos agentes fue Bruno Fricke, quien en 1928 estuvo en Paraguay como punta de lanza y que tras su regreso a Europa en 1930 fue expulsado del partido debido a su poco recomendable relación con las SA (Sturmabteilung o Secciones de Asalto) de los hermanos Gregor y Otto Strasser, en quienes Adolf Hitler veía una intolerable “ala izquierda” del nazismo. Pero ese destierro, lejos de hacerles bajar los brazos, le reforzó aún más la idea de expandir fronteras llevándolo incluso a la creación de la Auslands Organisation der NSDAP (Organización en el Exterior del NSDAP) en 1931. Para ese entonces ya existían tres agrupaciones no oficiales de simpatizantes nazis establecidas en los Estados Unidos, Suiza y Paraguay.

 

Primera organización en Argentina

La primera organización del NSDAP oficialmente reconocida desde Alemania comenzó a funcionar el 7 de abril de 1931 en Buenos Aires bajo el nombre de Auslandsabteilung der Reichsleitung der NSDAP (Departamento de Ultramar de la Dirección Nacional del NSDAP). También fue conocida bajo el nombre de Landesgruppe Argentinien der NSDAP (Grupo Argentino del NSDAP), que aprovechó la base de la Deutscher Volksbund für Argentinien (Liga del Pueblo Alemán para la Argentina o DVA), la Tannenbergbund, la Asociación Negro-Blanco-Rojo y la Stahlhelm. Juntos hicieron su presentación en sociedad en la Argentina el 25 de mayo cuando -amparados por la cubierta de rendir homenaje al pueblo argentino en su fecha patria y encabezados por el líder local Rudolf Seyd- se reunieron en el Cementerio Alemán de Buenos Aires, enarbolando por primera vez en el país la bandera con la cruz esvástica. (1)

 

Nazis en Argentina, nazismo, Adolf Hitler, documentos CEIAA Congreso de la Nación

Lugares de actividades del Grupo Argentino del Partido Nazi en Buenos Aires e interior del país, 1934. Fotos: CEIAA del Congreso de la Nación.

 

Cómo surge

La idea de formar un grupo nazi en la Argentina ya había sido alentada por el diario Deutsche La Plata Zeitung. En la edición del 17 de febrero de 1931 se publicó un aviso en el que sus firmantes solo se identificaban con los apellidos Gerndt, Seydt, Lederle, Schriefer, Hortensmeyer y Mosig- donde se invitaba a todos los alemanes residentes en el país a integrar ese grupo partido en tierras criollas. Poco después, este mismo periódico se convertiría en uno de los más influyentes órganos de difusión de propaganda nazi en la Argentina y recibiría fuertes inyecciones de dinero que por parte de la representación diplomática alemana (el rango de embajada se le dio a partir de 1936), con inequívocas intenciones de alentar la llegada de Hitler al poder.


Pero los nazis en el exterior pronto contaron con uno de los más importantes efectivos para apuntalar la infiltración en el mundo de habla hispana: el general Wilhelm von Faupel, relacionado con la Argentina desde 1910 como instructor del Ejército argentino, a quien luego se sumaron militares de la talla de Alfred von Schlieffen y Colman von der Goltz, que también dejaron su marca en la formación de cadetes del Colegio Militar a partir de 1911. (2)
Finalizada la Gran Guerra, von Faupel regresó a la Argentina como consejero del Ejército entre 1921 y 1926, tras lo cual volvió a su patria para convertirse en uno de los hombres más importantes para las actividades del nazismo en el exterior. A inicios de 1934, las puertas del despacho de Adolf Hitler se abrieron de par en par para von Faupel, a punto de ser asignado a su nueva misión: la dirección del Ibero-Amerikanisches Institut (Instituto Iberoamericano) de Berlín, un centro de estudios sobre el mundo hispánico al que propuso convertir en un poderoso centro de propaganda, infiltración y difusión de las ideas nazis en los países de Latinoamérica y España. Entre sus planes la Argentina tuvo un lugar preponderante.

 

Nazis en Argentina, nazismo, Adolf Hitler, documentos CEIAA Congreso de la NaciónReunión de nazis en Villa Ballester, 1937. Hoja con organización política del NSDAP en Argentina, 1934. Foto: CEIAA del Congreso de la Nación.

 

El fascismo argentino

La llegada del general José Félix Uriburu al poder en 1930 fue claramente permisiva para el Landesgruppe Argentinien der NSDAP. Mientras los vecinos de Buenos Aires advertían las evidentes similitudes entre los desfiles de la “Legión Cívica” avalada por el presidente de facto y la marcha de los primeros grupos nazis que se dejaban ver por la ciudad, la idea de los diplomáticos de carrera alemanes era la de lograr adhesión sin que eso se percibiera como una intromisión en asuntos internos que llegara a perjudicar las relaciones con los países anfitriones de sus exiliados compatriotas de allí en más. Ernst Wilhelm Bohle pasó a dirigir la Auslands Organisation der NSDAP en abril de 1933 y a partir de entonces sintió el pleno derecho que le confería la cosmovisión nacionalsocialista para alinear a todos sus compatriotas residentes en el exterior, considerándolos lisa y llanamente como ciudadanos alemanes. Llegó a sostener que los diplomáticos germanos (renuentes a cualquier complicación) “no pertenecen a la clase de personas que pueden representar adecuadamente al Reich”, por lo que en adelante la llegada de agentes clandestinos fue de gran interés, un estado de cosas potenciado tras el ascenso de Hitler al poder.

 

Nazis en Argentina, nazismo, Adolf Hitler, documentos CEIAA Congreso de la Nación	Actividades del Partido Nazi en Argentina en los años '30. Fotos: CEIAA del Congreso de la Nación.

 

El Führer, advertido de las muchas ventajas que le otorgaba una buena relación con la Argentina (dados sus envíos de alimentos y otro tipo de productos, pero pensando fundamentalmente en futuras cuestiones geopolíticas y estratégicas), trató de evitar los habituales enfrentamientos entre diplomáticos y agentes partidarios enviando a Buenos Aires al barón Edmund von Thermann como jefe de la representación diplomática en septiembre de 1933. Von Thermann presentó sus credenciales al presidente Agustín P. Justo y ofreció el arribo de oficiales alemanes como entrenadores de las Fuerzas Armadas de Argentina, tras lo cual llegaron el general Günther Niedenführ, el coronel Friedrich Wolf y los mayores Rudolf Berghammer, Joachim Hans Moehring y Otto Kriesche, contratados por el Ministerio de Guerra y ansiosos por comenzar a trabajar.


La gestión de von Thermann marcó un antes y un después en las relaciones bilaterales, ya que se acercó a destacados personajes de la alta sociedad y mandos militares argentinos, y estableció cercanas relaciones personales -incluso de amistad- con muchos de ellos. Los alentó también a sentir respeto y admiración por la poderosa Wehrmatch (ejército alemán), en la que poco después se iban a entrenar. Tal el caso de los generales Rodolfo Martínez Pita, Carlos von der Becke, Armando Verdaguer y Francisco Reynolds, entre otros.

La enorme diferencia respecto de otros países radicaba en que von Thermann era uno de los pocos diplomáticos alemanes de carrera afiliado al Partido Nazi con grado de Sturmführer dentro de la organización de las SS de Heinrich Himmler. Como antesala de lo que estaba por acontecer, Bohle llegó a decir que von Thermann era “un enérgico y entusiasta difusor de la concepción del mundo nacionalsocialista. Nuestro trabajo en el extranjero sería notablemente más fácil si todos los representantes diplomáticos tuviesen una posición tan positiva frente al nuevo Estado como él”.


Así, el camino hacia la sigilosa y paciente infiltración nazi en la Argentina también sentó sus bases para ser transitado. (3)

 


Instagram: @marcelo.garcia.escritor
Twitter: @mdGarciaOficial

 

  • Fotos y documentos: Comisión Especial Investigadora de Actividades Antiargentinas (CEIAA) del Congreso de la Nación. En archivo personal del autor. 
  • Referencias/Bibliografía:
  • (1) Carlota Jackish, El nazismo y los refugiados alemanes en la Argentina, Buenos Aires,
  • Editorial de Belgrano, 1997.
  • (2) Tomás Eloy Martínez, Las memorias del General, Buenos Aires, Planeta, 1996.
  • (3) Carlota Jackish, op. cit.

 

Nota: El artículo no expresa ideología política, solo investigación histórica y periodística.

Acerca de nosotros Nuestro equipo Contacto Política de privacidad
Medios Canal26 Latina TV Tierra Mia Telemax Musictop

Canal 26 en vivo

© Canal 26 2022 Todos los derechos reservados