Alzheimer: el tipo de dieta puede ser un "factor modificador" en el riesgo de desarrollar demencia

Un grupo de investigadores analizó cuatro tipos de dieta y resaltó cuáles son aquellas que reducen las probabilidades de desarrollar la enfermedad. Además, destacaron cuál de todas es la menos recomendable.

Por Canal26

Miércoles 6 de Diciembre de 2023 - 10:19

Los tipos de dieta y su influencia en el desarrollo del Alzheimer. Foto: Unsplash. Los tipos de dieta y su influencia en el desarrollo del Alzheimer. Foto: Unsplash.

Una reciente revisión exhaustiva, publicada en el Journal of Alzheimer's Disease, determinó la existencia de una estrecha relación entre la dieta y el riesgo no farmacológico de la enfermedad de Alzheimer, la forma más común de demencia y la cual representa entre el 60% y el 70% de los casos.

Los investigadores, encabezados por William Grant y Steven Blake, del Centro de Investigación sobre la Luz Solar, la Nutrición y la Salud de San Francisco y la Maui Memory Clinic, respectivamente, destacaron que la edad y la predisposición genética son factores inmodificables, pero la alimentación emerge como un "importante factor modificador" del riesgo de desarrollar demencia.

La dieta occidental, caracterizada por su alto contenido de grasas saturadas, carne roja y procesada, así como alimentos ultraprocesados con elevado contenido de azúcar y granos refinados, se identifica como el patrón dietético más riesgoso. Estudios ecogeográficos incluso mostraron un aumento en las tasas de Alzheimer en países que adoptan este patrón nutricional, como lo son China, Japón e India.

Encontrá más vídeos

Harina, alimentación. Foto: Unsplash.

Te puede interesar:

"Dejar las harinas": cuáles son los cambios a corto plazo y qué consecuencias trae prescindir de su consumo

¿Cuáles son los tres tipos de dietas que ayudan a prevenir el Alzheimer?

En contraste, la dieta mediterránea, la DASH y la MIND se destacaron como opciones beneficiosas para reducir el riesgo de Alzheimer. Alimentos como verduras de hojas verdes, frutas, legumbres, frutos secos y ácidos grasos omega-3 se presentan como protectores contra la demencia.

Los expertos enfatizaron que la dieta occidental, que aporta un gran porcentaje de las calorías desde alimentos de origen animal y azúcares, se asocia con un aumento de diversas enfermedades no transmisibles, incluyendo las cardiovasculares, la obesidad y la diabetes.

"Según una definición reciente, la dieta occidental es un patrón dietético en el que el 70% de las calorías provienen de alimentos, aceites y grasas de origen animal y azúcares", afirmaron los autores.

Una investigación de EE.UU. analiza la mejor dieta. Foto: Unsplash Dieta mediterránea. Foto: Unsplash.

Aunque reconocen que las dietas que reducen el riesgo suelen ser más costosas que la occidental, subrayaron la necesidad de abordar esta desigualdad a través de medidas gubernamentales y de la industria. Además, resaltaron que factores como el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol, la inactividad física, la depresión y el aislamiento social también contribuyen al riesgo de Alzheimer.

"La evidencia desde diversas perspectivas respalda que una dieta que enfatiza las frutas, verduras, legumbres, nueces, cereales integrales y resta importancia a la carne, especialmente la roja, las grasas saturadas y los alimentos ultraprocesados, se asocia con un menor riesgo de enfermedad de Alzheimer", sostuvo Edward Giovannucci, profesor de Nutrición y Epidemiología de la Universidad de Harvard.

Dieta mediterránea. Foto: Unsplash Dieta mediterránea. Foto: Unsplash.

"Además, se sabe que los patrones dietéticos y de estilo de vida asociados con un mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer afectan la constelación de mecanismos que se cree que aumentan el riesgo, incluida la inflamación, la resistencia a la insulina y el estrés oxidativo, entre otros", agregó.

En este sentido, y según las conclusiones, adoptar dietas que prioricen los alimentos previamente mencionados, mientras se limita el consumo de carne roja, grasas saturadas y alimentos ultraprocesados, podría ser una estrategia clave para la prevención de la enfermedad.

Notas relacionadas