Diabetes: ¿qué frutas deberían comerse y cuáles no para equilibrar la insulina?

Para los diabéticos, no todas las frutas están permitidas consumir por su alto contenido de glucosa. Te contamos cuáles son.

Por Canal26

Martes 28 de Noviembre de 2023 - 18:42

El consumo de frutas es beneficioso para la salud. Foto: Pixabay. El consumo de frutas es beneficioso para la salud. Foto: Pixabay.

Comer alimentos sanos y ricos en nutrientes es fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro organismo y si hablamos de personas con diabetes, hay que prestarle aún más atención a la alimentación. Si bien hay frutas que son sanas, algunas contienen azúcar por lo que se recomienda saber cuáles son las mejores y cuáles no hay que comer para quien padece esta afección. 

"La diabetes es una enfermedad en la que los niveles de glucosa (azúcar) de la sangre están muy altos. La glucosa proviene de los alimentos que consume. La insulina es una hormona que ayuda a que la glucosa entre a las células para suministrarles energía", explica MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

Bananas. Foto: Unsplash. La banana es una fruta con alto contenido de azúcar. Foto: Unsplash.

Y agrega: "En la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce insulina. En la diabetes tipo 2, la más común, el cuerpo no produce o no usa la insulina de manera adecuada. Sin suficiente insulina, la glucosa permanece en la sangre".

Agua helada. Foto: Unsplash.

Te puede interesar:

¿Cuáles son los beneficios y peligros de zambullirse en agua helada según los expertos?

​Cada cuánto hay que comer si tengo diabetes

Los especialistas recomiendan tomar tres piezas de fruta por día. "Algunas personas con diabetes tienen que comer casi a la misma hora todos los días", explican desde el Instituto Americano de Diabetes. Y agrega: "Otras pueden ser más flexibles con el horario de sus comidas, dependiendo de sus medicamentos para la diabetes o el tipo de insulina que use, es posible que tenga que consumir la misma cantidad de carbohidratos todos los días a la misma hora".

Ahora bien, no todas las frutas están compuestas de los mismos nutrientes ni en cantidades iguales. Hay algunos alimentos que destacan sobre los demás por aportar a nuestro organismo más beneficios.

Arándanos. Foto: Unsplash, gentileza Kristaps Ungurs. Se recomienda que las personas con diabetes consuman arándanos. Foto: Unsplash.

"Eso no significa que no debamos consumir el resto de frutos obtenidos de plantas para tener una dieta equilibrada y saludable. Todas las frutas, en menor o mayor medida, tienen ventajas para nuestra salud", recomienda el sitio SaludyMedicina.org.

Embarazo. Foto: NA.

Te puede interesar:

Científicos hallaron nuevas pistas genéticas relacionadas a la diabetes gestacional

Las frutas que sí pueden comer los diabéticos

La Fundación del Corazón recomienda las siguientes frutas para las personas con diabetes:

  • Arándanos
  • Frambuesa, frutilla, mora y frutos rojos
  • Limón, naranja, mandarina y pomelo
  • Melón
  • Sandía
  • Damasco
  • Ciruela
  • Kiwi
  • Manzana
  • Papaya
  • Pera
  • Ananá 
Perro y gato. Foto: Unsplash

Te puede interesar:

¿Sabías que los perros y gatos también pueden padecer diabetes?: los síntomas y cómo tratarla

Las frutas "prohibidas" para personas con diabetes

Por su parte, advierten evitar el consumo de aquellas frutas con un mayor contenido en azúcar:

  • Cereza
  • Higo
  • Mango
  • Níspero
  • Banana
  • Melocotón en almíbar
  • Uva
  • Dátil seco
La fruta que ayuda a prevenir el Alzheimer. Foto: Unsplash

Te puede interesar:

Investigadores descubren que el consumo de azúcar puede elevar el riesgo de desarrollar Alzheimer

La forma de controlar el azúcar en sangre

Además, hay otros hábitos que ayudan controlar en azúcar en sangre para tener en cuenta:

  • Mantener una alimentación saludable: es importante que sea sin azúcar y con la menor cantidad posible de grasas saturadas.
  • Hacer actividad física: La Organización Mundial de la Salud recomienda por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana.
  • Conservar un peso corporal saludable: el médico indicará cuáles son los valores que evitan el riesgo para la salud de la persona.
  • Medir el nivel de glucosa en la sangre: un análisis de rutina básico, podrá chequear este indicador.
Diabetes tipo 2. Foto: Unsplash

Te puede interesar:

Científicos descubren una nueva causa para la diabetes de tipo 2

Ansiedad, depresión y diabetes: cómo se relacionan

Las personas con diabetes tienen de dos a tres veces más probabilidades de tener depresión que las personas que no padecen esta enfermedad, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. Hasta ahora, el tratamiento incluye terapia, medicamentos o ambos. Igualmente, la relación entre la nutrición, la salud mental y la diabetes es nueva en el ámbito científico.

Diabetes. Foto: Unsplash Diabetes. Foto: Unsplash

En el estudio, publicado en la revista Nutrients, los investigadores buscaron entender la relación entre la nutrición, la diabetes y la salud mental. La investigación demostró que los trastornos mentales, como la depresión y la ansiedad, aumentan el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y viceversa, es decir, la diabetes está relacionada con un mayor riesgo de desarrollar depresión y ansiedad. En estos casos, un tratamiento con un nutricionista puede ayudar.

“Nuestros hallazgos subrayan el papel fundamental de las elecciones dietéticas en la reducción de los riesgos asociados tanto con la diabetes como con la salud mental. Las implicaciones de estos hallazgos se extienden más allá de la comunidad científica, ya que son prometedores para informar las políticas de salud pública, las prácticas de atención médica y las recomendaciones dietéticas que pueden tener un impacto positivo en la población general”, explicó el autor principal Raedeh Basiri, profesor asistente de la Universidad George Mason en los EE.UU.

Frutas y verduras, dietas Las frutas y las verduras se asocian a un menor riesgo de diabetes tipo 2. Foto Unsplash.

“En última instancia, la investigación busca empoderar a los individuos para que tomen decisiones dietéticas informadas y que promuevan la salud y que puedan servir como una estrategia proactiva para la prevención y la gestión de la diabetes, así como de la ansiedad y la depresión”, agregó Basiri.

Diabetes tipo 2. Foto: Unsplash

Te puede interesar:

El síndrome metabólico, la sumatoria de varios trastornos: qué es y cómo se puede prevenir

Diabetes tipo 2, depresión y ansiedad: qué comer y qué no

En primer lugar, comer alimentos ricos en frutas y verduras frescas, cereales integrales, proteínas magras y lácteos bajos en grasa se asocia con un menor riesgo de diabetes tipo 2 y trastornos de salud mental como la depresión y la ansiedad, según los investigadores.

Pero este no es el caso de una dieta con una gran cantidad de alimentos procesados, ya que tiene un efecto negativo, aumentando la susceptibilidad a la diabetes tipo 2, la depresión y la ansiedad.

Los alimentos ultra procesados tienen un alto contenido de azúcar, sal y grasas saturadas. Foto: Unsplash. Los alimentos ultra procesados tienen un alto contenido de azúcar, sal y grasas saturadas. Foto: Unsplash.

A su vez, el equipo de investigación descubrió que una dieta con alimentos ricos en energía, pero carentes de nutrientes esenciales, como ácidos grasos omega-3, vitamina D, vitamina E, vitamina B6, vitamina B12, ácido fólico, selenio, cromo y magnesio, se asocia con síntomas desfavorables tanto en la salud mental como en el desarrollo de diabetes tipo 2.

En conclusión, esta conexión enfatiza la importancia de las opciones dietéticas ricas en nutrientes para la salud y el bienestar general.

Estrés, depresión, ansiedad y el riesgo de enfermedades del corazón. Foto: Unsplash Estrés, depresión, ansiedad y el riesgo de padecer Diabetes tipo 2. Foto: Unsplash

“La evidencia científica actual subraya los beneficios potenciales de adoptar un régimen dietético bien equilibrado para disminuir los síntomas de ansiedad y depresión, al tiempo que mejora el control glucémico en las personas con diabetes”, finaliza Basiri.

 

Notas relacionadas