Laika, la perra astronauta: la historia del animal que viajó al espacio arriba del Sputnik 2

Conmemorando el lanzamiento del Sputnik 2 y la carrera aeroespacial, se recuerda la historia de la primera mascota en el espacio exterior.

Por Canal26

Viernes 3 de Noviembre de 2023 - 09:21

Laika, la astronauta de cuatro patas. Foto: X, laikacoinerc. Laika, la astronauta de cuatro patas. Foto: X, laikacoinerc.

En el ámbito de la carrera espacial, un nombre resalta aún más que el de numerosos astronautas, y es el de Laika, la valiente perrita que tripuló la nave Sputnik 2, convirtiéndose así en el primer ser vivo de nuestro planeta en alcanzar el espacio exterior. Su histórico viaje demostró la viabilidad de la supervivencia en el espacio, aunque en su trágica historia, lamentablemente le costó la vida.

Un 3 de noviembre, pero de 1957, Laika, la perrita soviética, se convirtió en el primer animal en viajar al espacio. A bordo del Sputnik 2, una semana posterior a su lanzamiento, murió a causa de la falta de oxígeno.

Oleg Gazenko, uno de los científicos que formó parte del equipo del programa espacial soviético, lamentó la decisión de haber enviado a Laika al espacio, habiendo dado ese discurso 30 años después de la partida del Sputnik 2. “Cuanto más tiempo pasa, más lamento lo sucedido. No deberíamos haberlo hecho... lo que aprendimos de esa misión no fue suficiente como para justificar la muerte de la perra”, explicó.

Laika, la astronauta de cuatro patas. Foto: X, com_laika. Laika, la astronauta de cuatro patas. Foto: X, com_laika.

En 1957, en el contexto del 40º aniversario de la Revolución Bolchevique, la Unión Soviética celebró un hito significativo al poner en órbita el primer satélite artificial, el Sputnik 1, el 4 de octubre. A pesar de este logro, la creciente competencia en la carrera espacial requería un paso más audaz: llevar a un ser humano al espacio. Sin embargo, esta empresa era considerada demasiado peligrosa en ese momento, ya que los sistemas de soporte vital de las naves no eran completamente confiables, y se sabía muy poco sobre los efectos reales de la órbita espacial y el regreso en el cuerpo humano.

Christian Nodal. Foto: NA.

Te puede interesar:

Lejos de Cazzu y su hija: Christian Nodal presentó al nuevo integrante de su familia

Laika, la astronauta de 4 patas

A pesar de haber anotado el primer éxito en la carrera espacial con el lanzamiento del Sputnik 1, el líder soviético Nikita Kruschov deseaba un logro aún más impactante para conmemorar el aniversario de la Revolución. Enviar a un astronauta era demasiado arriesgado debido a las implicaciones propagandísticas negativas en caso de un fracaso. Por esta razón, se optó por misiones con perros, que ya habían tenido éxito (al menos) en misiones suborbitales.

Sin embargo, el apuro del lanzamiento en noviembre de ese año no permitió preparar una nave recuperable, por lo que la elegida, la perra Laika, fue sacrificada. Aunque la perra fue elegida por su docilidad, su trágico destino conmovió a quienes participaron en la misión, y algunos expresaron remordimientos después de la caída de la Unión Soviética, defendiendo que estaban obligados a cumplir con las órdenes de Nikita Kruschov, dirigente de las misiones espaciales.

Sputnik I. Foto: Unsplash. Sputnik I. Foto: Unsplash.

Laika contaba con tan solo dos años y, previo a su incorporación al programa espacial, su vida se había limitado a las frías calles de Moscú. Antes del lanzamiento, Vladimir Yazdovsky, director del programa de entrenamiento, quiso brindarle un momento de alegría como mascota y no como experimento, y la llevó a su hogar para que compartiera tiempo de juego con sus hijos: “Quería hacer algo bueno por ella, ya que le quedaba muy poco tiempo de vida”.

Perros. Foto: Unsplash

Te puede interesar:

¿Qué significa que mi perro tenga la nariz seca?

El Sputnik 2 y su viaje

El 3 de noviembre, el Sputnik 2 fue lanzado desde Baikonur con Laika a bordo, marcando la primera vez que se enviaba un mamífero al espacio. La misión tenía como objetivo estudiar la respuesta de un organismo vivo en el espacio. Trágicamente, en la cuarta órbita, un fallo en el sistema de control térmico provocó un aumento de temperatura que resultó en la muerte de Laika debido a un paro cardíaco. Aunque se afirmaba que el Sputnik tenía equipo para "dormirla" cuando se agotara el oxígeno, la verdad sobre su destino trágico se reveló después del colapso de la Unión Soviética.

A pesar de la tragedia, el Sputnik 2 continuó en órbita durante más de cinco meses, proporcionando datos valiosos sobre la respuesta de los organismos vivos en el espacio, resultados que resultaron ser más positivos de lo esperado.

Notas relacionadas