El calor extremo pone en peligro a las aves y las más afectadas son las que habitan en terrenos agrícolas

Las frecuentes olas de calor producen un impacto negativo en la nidificación y reproducción de las aves.

Por Canal26

Jueves 19 de Octubre de 2023 - 20:04

Un pájaro azul occidental posando en la rama de un árbol. Foto EFE. Un pájaro azul occidental posando en la rama de un árbol. Foto EFE.

Una de las consecuencias del calor extremo y las frecuentes olas de calor es su impacto negativo en la nidificación y reproducción de las aves, principalmente de las que viven en suelos agrícolas, debido a que en los bosques o zonas urbanas, las sombras proporcionan una mayor protección.

Esto fue comprobado por el equipo de investigadores de la Universidad de California Davis, donde participó el científico español Daniel Paredes, tras analizar más de 150.000 nidos correspondientes a sesenta especies de aves que vivían en granjas, bosques, praderas y zonas urbanizadas de Estados Unidos durante un periodo de 23 años (entre 1998 y 2020).

Pájaros. Foto: Unsplash. Pájaros. Foto: Unsplash.

La investigación, publicada en la revista Science, comprobó que los efectos de las temperaturas extremas en la reproducción de las aves varían mucho en función del entorno en el que viven los animales, y que además de reducir las emisiones responsables del calentamiento, será necesario fomentar los "refugios térmicos" y la plantación o el mantenimiento de "manchas" de vegetación natural para asegurar la sombra y frenar el declive de las aves.

Daniel Paredes, experto en análisis y gestión de datos, subrayó que los hallazgos del estudio son de gran importancia para España, ya que es uno de los países europeos con más superficie agrícola y con una "enorme" riqueza ornitológica.

Además, el científico destacó el esfuerzo que muchos países, entre ellos España, hacen por atraer un turismo sostenible y basado en este tipo de recursos naturales, y advirtió del impacto económico negativo que acarreará un deterioro de esos valores en regiones como la Península Ibérica, donde los impactos del cambio climático serán "más impactantes".

Estación de esquí de Bareges con pistas de nieve artificial. Altos Pirineos, suroeste de Francia.Reuters

Te puede interesar:

El futuro incierto de los deportes de invierno frente al cambio climático

La pérdida de sus hábitats naturales: otro factor fundamental

Los investigadores corroboraron que el cambio climático es solo uno de los factores que influyen en el declive de las aves en Estados Unidos, pero también que sus efectos interactúan con otros factores de estrés, como la pérdida de sus hábitats naturales.

Las aves se encargan de los pequeños brotes y de dejar el viñedo limpio de vegetación. EFE. Las aves se encargan de dejar los viñedos limpios de vegetación. EFE.

Las aves que anidan cerca de tierras de cultivo tienen menos probabilidades de que al menos un pollo abandone el nido cuando suben las temperaturas, mientras que los bosques y las zonas urbanas proporcionan un "amortiguador protector" contra las temperaturas extremas y ofrecen zonas de sombra que aumentan el éxito de la nidificación y de la reproducción.

Durante este proyecto se analizaron los datos de la iniciativa de ciencia ciudadana "NestWatch" que puso en marcha la Universidad de Cornell (Estados Unidos) para monitorizar miles de nidos de aves y registrar información sobre diferentes especies, la ubicación de esos nidos, el número de huevos en cada puesta o la actividad y supervivencia de los polluelos.

El volumen de nidos que analizaron y el largo periodo que abarca el estudio -más de veinte años- permitió a este equipo de investigadores desentrañar cómo el cambio climático y la pérdida de hábitat están afectando a muchas aves en Estados Unidos.

Fotografía de una "caja nido" en un campo agrícola en Estados Unidos. Foto Unsplash. Fotografía de una "caja nido" en un campo agrícola en Estados Unidos. Foto Unsplash.

También que esos efectos se percibieron de una forma muy perceptible entre las aves más comunes y generalistas, que a menudo son consideradas más resistentes a los cambios de uso del suelo y al cambio climático; y que las aves que construyen sus nidos a copa abierta y que carecen de cobertura son más vulnerables que las que los construyen en los árboles o las que aprovechan las "cajas nido".

Por último, Daniel Paredes subrayó la importancia de la restauración y conservación de "parches" de vegetación en las zonas agrícolas para proporcionar sombra y ayudar a las aves a superar las altas temperaturas, y aseveró que este tipo de infraestructuras ecológicas pueden además promover otros servicios "ecosistémicos", como el control de plagas o la polinización, y producir así sinergias entre la conservación de la biodiversidad y una producción sostenible de alimentos.

Notas relacionadas