El "Sakura" en peligro: las consecuencias del cambio climático afectaron la floración de los cerezos en Japón

Según los expertos, la fecha promedio en la que comienzan a florecer los cerezos se adelantó 1,2 días por década desde 1953. En zonas menos urbanizadas de Japón, como Okinawa o Hokkaido, el anticipo fue un poco menor.

Por Canal26

Martes 2 de Abril de 2024 - 08:46

Cerezos en Japón. Foto: EFE. El cambio climático está adelantando el comienzo de la floración de los cerezos ("sakura") japoneses. Foto: EFE.

El emblemático florecimiento de los cerezos "sakura" en Japón, un fenómeno que simboliza la llegada de la primavera y atrae a millones de visitantes cada año, está ocurriendo cada vez más temprano debido al cambio climático

Este evento anual, que solía tener lugar entre finales de marzo y principios de abril en diferentes regiones del país, actualmente se adelanta un tiempo considerable, una situación que pone en riesgo la apertura de los capullos debido a las crecientes olas de calor.

La floración de los cerezos ("sakura") es un símbolo de la llegada de la primavera a Japón. Video: EFE.

Según expertos de la Agencia Meteorológica de Japón (JMA), la fecha promedio de inicio de la floración de los cerezos avanzó aproximadamente 1,2 días por década desde 1953. En ciudades como Tokio, donde la fecha promedio solía ser el 29 de marzo entre 1961 y 1990, se adelantó cinco días hasta el 24 de marzo entre 1991 y 2020. En regiones menos urbanizadas como Okinawa o Hokkaido, el adelanto fue de 3 y 4 días respectivamente.

Esta tendencia se ve agravada por la urbanización y el desarrollo de las grandes ciudades, según destacaron los especialistas. El año pasado, por ejemplo, se registró una de las floraciones más tempranas el 14 de marzo, atribuida al calentamiento global y la expansión urbana.

Incluso en ciudades tan turísticas como Kioto, la floración se adelantó significativamente desde el siglo XV, cuando solía comenzar alrededor del 11 de abril, hasta mediados de marzo en décadas recientes.

Cerezos en Japón. Foto: EFE.La floración de los cerezos ("sakura") atrae cada año a millones de visitantes al país asiático. Foto: EFE.

Los océanos están sufriendo un blanqueo masivo de los corales. Foto EFE.

Te puede interesar:

Calentamiento de los océanos: crece la preocupación por el blanqueo masivo de los corales

Calentamiento global, urbanización y cambio climático: los motivos detrás de este fenómeno

Este adelanto plantea riesgos para los capullos de los cerezos, ya que necesitan del frío invernal para su formación. En este sentido, el aumento de las temperaturas podría comprometer la floración en la próxima primavera. Expertos advierten que algunas variedades de cerezos, especialmente las ubicadas en zonas de alta montaña, podrían enfrentar dificultades si las temperaturas siguen en aumento.

"Después de florecer, las flores desaparecen durante el verano, una época en la que se forman los capullos, que deben exponerse al frío invierno o de lo contrario no podrán florecer en la próxima primavera. Existe el riesgo de que los capullos queden latentes si no hace suficiente frío", explicó Daisuke Sasano, funcionario de gestión de riesgos climáticos de la Agencia Meteorológica de Japón (JMA).

Cerezos en Japón. Foto: EFE.Las olas de calor ponen en riesgo la apertura de los capullos. Foto: EFE.

Además, el cambio climático también está afectando el cambio de color de las hojas otoñales ('koyo'), otro fenómeno icónico en Japón que se está retrasando cada vez más. En promedio, se registra un retraso de 3 días por década en el cambio de estación, lo que se atribuye al incremento global de temperaturas.

Esta situación preocupa a los japoneses, ya que el florecimiento de los cerezos marca momentos importantes en la vida de muchas personas, como el ingreso a la universidad o el inicio de nuevos trabajos. La tradición del "hanami", un picnic bajo los cerezos en flor para festejar su floración también corre el riesgo de perderse. 

El "sakura" no solo es importante a nivel cultural y simbólico en Japón, sino que también logró convertirse en una atracción turística masiva. En 2019, se estimó que alrededor de 63 millones de personas viajaron hacia el país asiático para presenciar este fenómeno natural, según datos de la Organización Nacional de Turismo de Japón (JNTO).

Notas relacionadas