Preocupación global: los incendios forestales consumieron 81 millones de hectáreas en la última década

Para afrontar este grave problema, los ecologistas abogan por proteger los derechos humanos de los pueblos indígenas y comunidades locales, promover la conservación de áreas ricas en biodiversidad y el mantenimiento de los servicios ecosistémicos.

Por Canal26

Viernes 8 de Diciembre de 2023 - 11:22

Incendios forestales en Grecia, NA Grecia sufrió el incendio más grande ocurrido en la Unión Europea desde 2000. Foto: NA.

Desde la cuenca del Amazonas hasta el Ártico, los bosques globales han sido víctimas de una creciente amenaza: los incendios forestales desenfrenados que consumieron una impactante cifra de 81 millones de hectáreas en la última década. Este fenómeno alarmante es el resultado de una combinación letal de factores que incluyen el cambio climático, la deforestación y el uso insostenible de la tierra.

Según los datos proporcionados por Global Forest Watch, entre los años 2012 y 2022, se perdieron más de 81.5 millones de hectáreas de bosques en todo el mundo. El año 2016, marcado como uno de los más cálidos jamás registrados, se destacó como el peor en términos de incendios, y Australia ha experimentado la mayor devastación en estos últimos años, emergiendo además Oceanía como el continente más afectado por esta catástrofe climática.

En el contexto de la Cumbre Climática (COP28) que se celebra actualmente en Dubai, los líderes mundiales buscan abordar el aumento global de sequías y olas de calor, fenómenos asociados al cambio climático que están agravando la situación. La reducción de las precipitaciones favorece la creación de bosques más inflamables y debilitados, lo que desencadena incendios de sexta generación difíciles de apagar.

Encontrá más vídeos

Incendios en Chile. Video: Reuters.

Te puede interesar:

Chile: aumentó a 133 el balance provisional de víctimas fatales por los incendios forestales

¿Cuáles son las causas de los incendios alrededor del mundo?

La deforestación, impulsada principalmente por la agricultura comercial y de subsistencia, se destaca como una de las principales causas de estos incendios. Las regiones más afectadas por la pérdida de bosques por esta razón incluyen América Latina, Oceanía, África subsahariana y el sureste de Asia.

Para hacer frente a esta crisis, los ecologistas enfatizan la necesidad de proteger los derechos humanos de los pueblos indígenas y comunidades locales, promover la conservación de áreas ricas en biodiversidad y fomentar la sustentabilidad en la producción, el comercio y las cadenas de suministro.

Incendio forestales en Grecia. Foto: Reuters Incendio forestales en Grecia. Foto: Reuters

El uso insostenible de la tierra agrava aún más la situación, debilitando la calidad del suelo y volviéndolo más propenso a las llamas. Por esta razón, las políticas medioambientales están abogando por una "gobernanza de la tierra" que reduzca las presiones de las actividades económicas sobre el suelo.

En la Amazonía brasileña, considerada el pulmón del mundo, los incendios relacionados con la deforestación arrasaron con casi el 20% de este ecosistema único entre 1985 y 2022. Mientras tanto, el círculo polar ártico, calentándose el doble de rápido que el resto del planeta, fue testigo de incendios forestales sin precedentes en intensidad y duración, especialmente en la República de Sakha de Rusia.

Amazonia. Foto: REUTERS. Los incendios forestales afectan la utilidad del suelo en la Amazonia. Foto: Reuters.

Australia, que acaba de iniciar su temporada de incendios en la costa este, se enfrenta a un escenario climático más seco de lo habitual como consecuencia del fenómeno de El Niño y el calentamiento global, lo que podría resultar en desastres devastadores, según las estimaciones.

Europa no es inmune a esta crisis, con países del arco mediterráneo como Grecia, España e Italia, así como Argelia y Túnez, experimentando pérdidas significativas durante este verano debido a incendios forestales. En España, en particular, la isla de Tenerife tuvo el peor incendio en Canarias en los últimos 40 años, clasificado como de sexta generación debido a su intensidad y poder destructivo.

Un verano de temperaturas extremas propició que en la unidad periférica de Evros, en Grecia, se produjera en este verano de 2023 el incendio más grande ocurrido en la Unión Europea desde 2000, según datos del Programa de Observación de la Tierra de la UE.

Notas relacionadas