Un estudio pionero sobre el ADN oceánico podría mostrar las infinitas aplicaciones de la vida marina

Este catálogo global de ADN oceánico representa un gran avance científico, ya que ofrece información sobre las aplicaciones de la vida marina a la ciencia y la sociedad, desde la innovación biotecnológica hasta el seguimiento de los efectos del cambio climático.

Por Canal26

Martes 16 de Enero de 2024 - 10:30

Océano, mar, agua. Foto: Unsplash Los científicos pueden acceder al catálogo de forma remota para investigar cómo funcionan los diferentes ecosistemas oceánicos. Foto: Unsplash.

El océano, el mayor hábitat del planeta y también el más enigmático, está a punto de revelar sus secretos gracias al mayor estudio de ADN oceánico realizado hasta la fecha. Bajo el liderazgo del investigador Carlos Duarte de la Universidad Rey Abdullah de Ciencia y Tecnología (KAUST) de Arabia Saudita, un equipo internacional de científicos desarrolló el Catálogo Global de Genes Oceánicos KMAP 1.0, una monumental base de datos de microbios marinos.

Este catálogo, que alberga más de 317 millones de grupos de genes de organismos marinos de todo el mundo, se presenta como un hito en la comprensión de la diversidad y potencial del océano. La autora principal del estudio, Elisa Laiolo, señaló que este recurso estará disponible de manera gratuita a través de la Plataforma de Análisis Metagenómico de la KAUST (KMAP), permitiendo a los científicos explorar los océanos de forma remota.

Océano, mar, agua. Foto: UnsplashGracias a un equipo internacional de científicos, la riqueza oceánica será más comprensible. Foto: Unsplash.

Los avances tecnológicos en secuenciación del ADN, junto con la capacidad de la inteligencia artificial para analizar grandes conjuntos de datos genéticos, fueron cruciales para este estudio. Los investigadores analizaron 2.102 muestras oceánicas de diferentes profundidades y ubicaciones, identificando 317,5 millones de grupos de genes.

"Nuestro análisis pone de relieve la necesidad de seguir muestreando los océanos, centrándonos en zonas poco estudiadas, como las profundidades marinas y los fondos oceánicos. Además, dado que el océano está en constante cambio -tanto por la actividad humana como por los procesos naturales-, el catálogo necesitará una actualización continua", afirmó Laiolo.

Tras analizar los resultados, el 50% de estos grupos se clasificaron según el tipo de organismo y la función del gen, proporcionando información sin precedentes sobre la distribución y actividad de los microbios marinos en diversos hábitats oceánicos.

Encontrá más vídeos

Océano, mar, agua. Foto: Unsplash

Te puede interesar:

La clave está en los océanos: un grupo de experto afirmó que cuidarlos puede traer beneficios económicos

La búsqueda de un genoma oceánico global

El KMAP Ocean Gene Catalog 1.0 no solo representa un logro científico significativo, sino también el primer paso hacia la creación de un atlas del genoma oceánico mundial. Este ambicioso proyecto documentará todos los genes de todas las especies marinas, desde bacterias y hongos hasta plantas y animales.

El investigador Carlos Duarte destacó las posibilidades ilimitadas que ofrece este catálogo, ya que los científicos podrán utilizarlo para comprender cómo los microbios configuran los ecosistemas, contribuyen a la salud de los océanos y afectan el clima. 

Además, el catálogo servirá como referencia para evaluar el impacto de las actividades humanas, como la contaminación y el calentamiento global, en la vida marina. También abrirá la puerta a la búsqueda de nuevos genes con aplicaciones potenciales en el desarrollo de fármacos, energía y agricultura.

El KMAP Ocean Gene Catalog 1.0.  Foto: EFE. El KMAP Ocean Gene Catalog 1.0 es la mayor base de datos de microbios marinos hasta la fecha. Foto: EFE.

A pesar de sus contribuciones significativas, el futuro del catálogo enfrenta desafíos, especialmente en el ámbito de la legislación internacional sobre el reparto de beneficios en aguas internacionales. En este sentido, Duarte advirtió sobre la necesidad de resolver estas incertidumbres para garantizar la continuidad de esta herramienta diferencial en la exploración del océano.

"Aunque el Tratado de Alta Mar de 2023 ofrece algunas soluciones, puede obstaculizar inadvertidamente la investigación al reducir los incentivos para que empresas y gobiernos inviertan. Esta incertidumbre debe resolverse ahora que hemos llegado al punto en que las tecnologías genéticas y de inteligencia artificial podrían desbloquear una innovación y un progreso sin precedentes en la biotecnología azul", expresó el investigador.

Notas relacionadas