Un misterioso fenómeno tiñe los ríos de Alaska y los expertos buscan una posible respuesta

En este rincón del planeta, los ríos se están volviendo anaranjados por el hierro y el ácido sulfúrico. Sin embargo, los científicos intentan descubrir a qué se debe este particular fenómeno.

Por Canal26

Lunes 25 de Diciembre de 2023 - 16:42

Alaska. Foto: Unsplash. Alaska. Foto: Unsplash.

En las remotas tierras de Alaska, los ríos experimentan un asombroso cambio de color que desconcierta a científicos y comunidades locales. El emblemático río Salmón, conocido por sus aguas calmas y cristalinas, exhibe tonalidades anaranjadas, un fenómeno que se extiende a lo largo de aproximadamente un tercio de sus 110 kilómetros.

El Salmón, que presentó un cambio drástico en su tonalidad desde hace varios días, pareciera que "se está oxidando". A lo largo de su extensión, este río alberga minerales de hierro oxidado y, en algunos casos, ácidos, según reveló la revista especializada Scientific American.

Sin embargo, el intrigante fenómeno no se limita sólo al Salmón, ya que más de 75 ríos y arroyos a lo largo de Brooks Range, cordillera en el extremo norte de América del Norte, experimentaron transformaciones similares en los últimos cinco a diez años, y se especula que podría extenderse a regiones de Rusia y Canadá próximamente. 

Alaska. Foto: Unsplash. Algunos investigadores creen que el ácido de los minerales cambia el color habitual del río. Foto: Unsplash.

En un vuelo desde Columbia Británica hasta los Territorios del Noroeste, un investigador presenció el inusual tono naranja en dos arroyos el verano pasado. Timothy Lyons, geoquímico de la Universidad de California, afirmó: "Es casi seguro que está sucediendo en otras partes del Ártico".

EEUU invierte 7.000 millones de dólares en programas de energía solar. Foto: EFE

Te puede interesar:

Joe Biden anunció que EEUU invertirá 7.000 millones de dólares en programas de energía solar

El cambio climático: la posible causa del cambio de color en el río Salmón

La causa la transformación se vincula con el cambio climático, según indicaron los estudiosos de estos ríos afectados. En el Parque Nacional del Valle de Kobuk, la temperatura aumentó en 2,4 grados Celsius (4,32 grados Fahrenheit) desde 2006, y se proyecta un aumento adicional de 10,2 grados Celsius para el año 2100, superando las previsiones para cualquier otro parque nacional.

Además, se sospecha que el calentamiento global desencadenó el descongelamiento del 40% del permafrost del parque, es decir, de una capa de tierra que permanece congelada durante todo el año. Sin embargo, el misterio radica en cómo este deshielo específico afecta la coloración naranja de los ríos.

La resolución de este enigma resulta indispensable para comprender el posible impacto ecológico a gran escala y para ayudar a las comunidades, como las ocho aldeas nativas de Alaska en el oeste de Brooks Range, que dependen de estos ríos para su sustento.

Encontrá más vídeos

Algunos investigadores sugieren que el ácido de los minerales podría estar liberando hierro de lechos de roca expuestos al agua después de milenios. Otros proponen la hipótesis de que bacterias movilizan el hierro de suelos en humedales que se están descongelando.

A pesar de las teorías, los expertos aún no establecieron una única respuesta que logre justificar el radical cambio en las tonalidades del agua. Si bien todas las aproximaciones apuntan a las consecuencias del cambio climático, resulta necesario abordar con urgencia las complejas interacciones con los ecosistemas.

La necesidad de soluciones sostenibles para preservar la biodiversidad y la salud de los ríos, es aún más difícil en regiones inhóspitas como Alaska. Además, estos ríos constituyen una arteria vital en la vida de las regiones cercanas, que dependen de ellas para su mantenimiento. 

Notas relacionadas