Tejer como terapia: todos los beneficios que tiene para el bienestar emocional esta práctica 'mindfulness'

Es ideal para personas con afecciones como artrosis, artritis o síndrome del túnel carpiano. Pero además, tiene múltiples beneficios para la salud cognitiva.

Por Canal26

Miércoles 6 de Marzo de 2024 - 18:05

Tejer, lana, hacer crochet. Foto Pixabay. Tejer, lana, hacer crochet. Foto Pixabay.

En un mundo dependiente de los aparatos tecnológicos, es sorprendente que la acción de tejer nunca pase de moda. Esta antigua práctica fue considerada un pasatiempo de abuelas, pero hoy se demuestra que también es un gran aliado para el bienestar emocional y físico.

Un reciente estudio llevado a cabo por la Universidad de Cardiff, arrojó luz sobre los beneficios de utilizar las agujas y la lana para crear ya sea una prenda, un peluche o simplemente por diversión. ¿Por qué es tan bueno tejer?

Tejer, lana, hacer crochet. Foto Pixabay. Tejer mejora nuestra salud. Foto Pixabay.

La actividad de tejer no es solo una simple tradición, sino que además se posiciona como una herramienta moderna para mejorar nuestra salud en todos los aspectos. Ahora bien, ¿Cómo es posible que esta actividad se convirtió en gran aliado para el bienestar en la era digital?

Cerebro. Foto: Unsplash.

Te puede interesar:

Un impresionante descubrimiento: hallaron cerebros de 12.000 años de antigüedad en perfecto estado

¿Tejer es bueno para la salud?: que dice la ciencia al respecto

La afición por el crochet puede ir más allá del entretenimiento personal. Si bien es cierto que tejer puede convertirse en una tarea solitaria, permitiéndonos una valiosa introspección y reflexión, también es una actividad sorprendentemente social.

El crochet va más allá de un entretenimiento personal, sino que además y aunque no lo parezca, puede ser una actividad sorprendentemente social.  Numerosos grupos de aficionados se reúnen para intercambiar ideas y compartir patrones, convirtiendo las tiendas de hilos y lana en espacios de encuentro y creatividad conjunta.

Tejer, lana, hacer crochet. Foto Pixabay. El crochet es una actividad social. Foto Pixabay.

Estos encuentros fomentan la amistad y según una investigación de la Universidad de Cardiff, también mejoran las relaciones, el bienestar y la calidad de vida de quienes participan. A su vez, el estudio concluye que tejer al crochet tiene un inesperado potencial terapéutico.

Además de estimular la creatividad, que es invaluable para el bienestar psicológico, esta actividad ejerce una influencia positiva en nuestra mente. Estudios demuestran que actividades como tejer pueden ayudarnos a resolver problemas en otros aspectos de nuestra vida.

El reconocido psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi explica que después de experimentar una sensación de alegría y completa inmersión en la tarea, "le sigue la sensación de claridad, de saber exactamente qué es lo que deseas hacer en cada momento". 

Tejer, lana, hacer crochet. Foto Unsplash. Tejer ejerce una influencia positiva en nuestra mente. Foto Unsplash.

Es por eso que el crochet se revela como una puerta a la comunidad, la creatividad y un mayor bienestar emocional y mental.

Titanomachya gimenezi. Foto: EFE

Te puede interesar:

Sorprendente hallazgo: encuentran una nueva especie de dinosaurio que vivió en la Patagonia argentina

Tejer: todos los beneficios que tiene esta práctica para la salud

Al tejer, nos adentramos en mucho más que un simple acto mecánico: estamos entrenando nuestro cerebro. El constante movimiento de nuestras manos activa neurotransmisores, lo que se traduce en una activación de nuestra mente.

La ciencia demostró que esta práctica tiene una serie de beneficios sorprendentes:

Tejer, lana, hacer crochet. Foto Pixabay. Todos los beneficios de hacer crochet. Foto Pixabay.

  • Mejora la conexión cerebral: progresivamente perfeccionamos nuestras habilidades en el crochet y aumenta la complejidad de nuestras creaciones, así es como a su vez se fortalece la conexión entre las neuronas de nuestro cerebro.
  • Ideal para relajarse: tejer tiene un efecto similar al de la meditación. Se asocia con el mindfulness, una práctica de atención plena, ya que nos concentramos en el movimiento de nuestras manos, lo que nos aleja del estrés y los problemas diarios.
  • Reduce la presión arterial: el crochet puede contribuir a disminuir la presión arterial, ofreciendo un efecto calmante y beneficioso para la salud cardiovascular.
  • Alivia del dolor crónico: para quienes sufren de afecciones como artrosis, artritis o síndrome del túnel carpiano, el crochet puede ser un gran aliado. Se demostró que esta actividad puede reducir significativamente el dolor.
  • Mejora de la motricidad: en personas con problemas de movilidad, el crochet puede ser una terapia efectiva. También mejora la habilidad motriz en niños que se inician en esta afición, ofreciendo una actividad educativa y beneficiosa.
  • Promueve la felicidad y el bienestar: observar nuestros logros en el tejido nos brinda una satisfacción personal única. Además, al practicar crochet aumentamos la producción de hormonas asociadas con el bienestar, como la serotonina y la oxitocina.

Cabe aclarar que la acción de tejer no es un tratamiento para la depresión, pero puede ser una herramienta valiosa para fortalecernos emocionalmente y proteger nuestra salud mental.

Notas relacionadas