El poder del Sol: ¿por qué estar a la luz puede servir como terapia contra la depresión y la ansiedad?

Respetar el reloj biológico es fundamental para prevenir enfermedades neurodegenerativas y la gran estrella puede ser un gran aliado.

Por Canal26

Lunes 16 de Octubre de 2023 - 18:17

Mindfulness, Salud Mental, Unsplash Exponerse a la luz natural puede ayudar contra la depresión y la ansiedad. Foto Unsplash.

Mantener una buena salud mental está ligado a nuestros ritmos circadianos. Es por ello que respetar el reloj biológico, estar activos durante el día, expuestos a la luz solar y a la noche lograr un buen descanso son los hábitos “guardianes” de nuestro bienestar psicofísico.

Los ritmos circadianos son cambios físicos, mentales y conductuales que siguen un ciclo de 24 horas. Estos procesos naturales responden, principalmente, a la luz y la oscuridad, y afectan a la mayoría de seres vivos. Un ejemplo de ritmo circadiano relacionado con la luz es dormir en la noche y estar despierto en el día.

Por su parte, los relojes biológicos son los dispositivos de tiempo naturales del cuerpo que regulan el ciclo de los ritmos circadianos. Casi todos los tejidos y los órganos biológicos contienen relojes. El cerebro es el coordinador de todos ellos y los mantiene sincronizados. Nuestro organismo reacciona a la señal dada por la luz al amanecer y su disminución al anochecer, es decir los ritmos de vigilia y sueño.

Cerebro humano. Foto: Alamy Nuestro cerebro regula los relojes biológicos. Foto: Alamy

La alteración de los ritmos circadianos provoca una serie de consecuencias, afectando a la salud física y mental. Hay numerosas investigaciones que demuestran la importancia de un adecuado ciclo de luz y oscuridad para que se mantenga sincronizado el reloj biológico humano.

Si bien estas alteraciones repercuten en el sueño, también influyen en otros ámbitos de la salud, como el metabolismo, el sistema inmune, el sistema cardiovascular y en el estado de ánimo. Quiere decir que, no solo puede provocar problemas de sueño como cansancio o menor concentración sino que puede derivar en la ansiedad y la depresión, llegando a graves consecuencias relativas a la deprivación de sueño o la ruptura de sus patrones como patologías más severas como el deterioro neurodegenerativo cortical.

Varios estudios demuestran que la desregulación de los ritmos circadianos influye sobre la plasticidad neuronal y la neurogénesis. Así, existe una correlación con enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer y el Parkinson.

Alzheimer, enfermedad. Foto: EFE. Alzheimer, enfermedad. Foto: EFE.

Según un reciente estudio, el más grande del mundo sobre la exposición a la luz y su impacto en la salud mental, realizado con 85.000 participantes y publicado en la revista Nature Mental Health, estar a la luz durante la noche aumenta el riesgo de una persona de sufrir trastornos psiquiátricos como ansiedad, trastorno bipolar y trastorno de estrés postraumático así como autolesiones. Es importante destacar que el estudio también encontró que una mayor exposición a la luz diurna puede actuar como un medio no farmacológico para reducir el riesgo de psicosis.

Eclipse solar. Foto: Unsplash

Te puede interesar:

Eclipse solar total de abril 2024: cuándo será el fenómeno astronómico y desde dónde se podrá ver

La importancia de los ritmos circadianos

Según el director del estudio, el profesor asociado Sean Cain, de la Facultad de Ciencias Psicológicas de Monash y el Instituto Turner para la Salud Cerebral y Mental de Melbourne, Australia, “los seres humanos en los tiempos modernos e industrializados literalmente hemos puesto patas arriba nuestros sistemas biológicos. Nuestro cerebro evolucionó para funcionar mejor con luz brillante durante el día y casi sin luz durante la noche”.

Ahora bien, en la vida cotidiana esto no ocurre así, y muchas veces la luz del Sol apenas nos roza durante el día, las estaciones del año ya no son tan claras en sus temperaturas como hace algún tiempo atrás y las horas de descanso se recortan y pasan a sumar las de trabajo.

Luz solar. Foto: Unsplash. Luz solar. Foto: Unsplash.

Cain agregó: “Hoy en día, los seres humanos desafían esta biología y pasan alrededor del 90% de su jornada en interiores bajo una iluminación eléctrica que es demasiado tenue durante el día y demasiado brillante durante la noche en comparación con los ciclos naturales de luz y oscuridad. Esto confunde a nuestros cuerpos y nos hace sentir mal”, afirmó.

Además, esto explica por qué en los lugares donde hay más horas de luz la gente es más alegre: puede ser por el calor, ya que el efecto de la temperatura también influye. No es casualidad que la gente del Caribe o los brasileños tengan siempre esa alegría.

Por otro lado, las pantallas no ayudan a los ritmos circadianos y es que todos nos vamos a dormir con tablets, celulares, TV, etc. y resulta que la luz LED de las pantallas es mala porque no es la del campo. Es ‘la luz mala’ porque emite un color, una longitud de onda que estimula máximamente al reloj biológico y le dice que es de día. Por lo tanto, se comprime aún más nuestro ciclo de sueño.

Las horas de sueño son muy importantes. Los adultos tienen que dormir siete horas, los adolescentes ocho y los niños nueve. Lo malo es que por múltiples causas la mayoría de las personas duerme menos que eso.

Planeta Tierra. Foto: NASA.

Te puede interesar:

Eclipse de Tierra: cómo es este increíble fenómeno que ahora los humanos podemos observar

La salud mental

Tener ritmos circadianos alterados aumenta la probabilidad de contraer enfermedades mentales. La luz, como cualquier otra cosa que altere el dormir, puede provocar trastornos de ansiedad y de estrés postraumático.

Mindfulness, Salud Mental, Unsplash Mindfulness, Salud Mental. Foto: Unsplash.

El trastorno afectivo estacional es un tipo de depresión que se da en ciertas personas cuando disminuye la cantidad de horas de luz por día en invierno. La particularidad es que no solo se trata con psicoterapia y farmacología sino que también se la puede tratar con luz, con fototerapia, con luminoterapia, que si bien no cura, sí puede hacer que los síntomas disminuyan hasta que vuelva la luz natural y desaparezcan al menos por un tiempo, porque es una enfermedad periódica.

En todos los casos de enfermedad mental un buen sueño, un buen descanso con las horas que se requiere en oscuridad y una buena actividad diurna con luz ayuda a que los síntomas no sean tan graves.

Manchas solares. Foto: X @nasa.

Te puede interesar:

La NASA mostró una espectacular mancha en el sol y una llamarada en tiempo real: ¿Qué peligros hay?

Respetar los ritmos biológicos es la clave

Para preservarlos, el adoptar hábitos simples como respetar ritmos y horarios de sueño, y exponerse regularmente a la luz solar son buenas medidas para comenzar a cuidarnos.

La llegada del eclipse solar anular en Honduras. Foto: EFE. Luz solar. Foto: EFE.

Algunos consejos para mantener de forma regular el ritmo biológico y cuidar la salud física y mental son:

  • Exponerse a la luz solar. Es la nafta del reloj biológico.
  • Hacer ejercicio durante el día.
  • No exponerse a la luz de las pantallas durante la noche.
  • Dormir en un lugar adecuado, silencioso, oscuro y templado.
  • Separar el horario de la cena del horario de irse a dormir

Notas relacionadas