Fenómenos meteorológicos extremos: ¿cuál es la diferencia entre huracanes y tornados?

A pesar de compartir una estructura general similar, ambos eventos presentan notables diferencias. Te las contamos.

Por Canal26

Sábado 9 de Septiembre de 2023 - 13:24

Huracán Idalia, Estados Unidos. Foto: Reuters Huracán Idalia. Foto: Reuters

Los tornados y huracanes tienen mucho que ver entre ellos, y su clasificación depende, en parte, de la potencia de sus vientos y de su capacidad para causar daños letales. Sin embargo, a pesar de compartir una estructura general similar, estos fenómenos meteorológicos presentan notables diferencias.

Encontrá más vídeos

Tanto los huracanes como los tornados generan vientos de gran intensidad que giran alrededor de un centro central. Ambos fenómenos tienen un potencial destructivo considerable y pueden ocasionar daños significativos.

Además, según la NASA, los huracanes que tocan tierra frecuentemente se asocian con la formación de múltiples tornados.

Huracán. Foto: Pexels

Te puede interesar:

Cambio climático: científicos plantean agregar la categoría 6 a la escala de intensidad de los huracanes

Pero entonces, ¿cuál es la diferencia entre huracanes y tornados?

La principal diferencia entre estos fenómenos meteorológicos es que tienen escalas drásticamente diferentes.

El área promedio que abarca un tornado es de 300 metros, mientras que los más grandes pueden llegar a tener un diámetro de dos a tres kilómetros. En cambio, los huracanes son significativamente más extensos, y pueden afectar áreas que van desde 100 hasta más de 2.000 kilómetros de diámetro.

Mujer observa los daños causados ​​por el tornado la zona este de Milán. Foto: EFE. Mujer observa los daños causados ​​por el tornado la zona este de Milán. Foto: EFE.

Otra distinción clave radica en que los huracanes se forman en el océano, en latitudes tropicales, y tienen una vida de días o hasta semanas. Mientras los tornados se forman casi siempre en tierra (o también en zonas del mar muy cercanas a la costa) y duran apenas unos minutos.

Contaminación en el puerto de Acapulco a 80 días del huracán Otis. Foto: EFE

Te puede interesar:

Contaminación marina: restos fósiles todavía azotan el puerto de Acapulco a 80 días del huracán Otis

Los peligros de un tornado

"Un tornado es una columna de aire estrecha que gira violentamente y que se extiende desde una tormenta eléctrica hasta el suelo", explica la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA).

Los tornados están estrechamente vinculados con los huracanes, ya que cuando estos tocan tierra se dan las condiciones ideales para la formación de estos.

Encontrá más vídeos

Los tornados se generan casi siempre en la parte norte del huracán y a una distancia de entre 80 a 500 kilómetros del centro. A diferencia de un ciclón, el mayor problema que presenta es su aparición casi repentina. Este factor sorpresa es una de las amenazas más graves asociada a estos.

Para evaluar su intensidad, los expertos utilizan la escala de daños conocida como escala Fujita (F), que clasifica los tornados del 0 al 5 en función de los daños que causan.

Aunque este fenómeno puede ocurrir en todo el mundo, Estados Unidos es uno de los lugares donde se producen con mayor frecuencia. De hecho, se registran aproximadamente unos 1.200 tornados al año en el país, según datos del NOAA.

Racing y Huracán, los punteros de cada zona de la Copa de la Liga. Fotos: NA.

Te puede interesar:

Copa de la Liga 2023: así quedaron los cruces de los cuartos de final del torneo

Más datos de los huracanes

Los huracanes son las tormentas más grandes y violentas que puede haber sobre la tierra, cuyo término científico es ‘ciclón tropical’. Únicamente a los ciclones tropicales que se forman sobre los océanos Atlántico y Pacífico se les llama huracanes.

Según la NASA, se forman en latitudes bajas, pero nunca en el ecuador; se forman en aguas cálidas en la superficie del mar que tengan temperaturas sobre los 26ºC y de allí extraen su energía.

Inundaciones por el huracán Idalia. Foto: EFE. Inundaciones por el huracán Idalia. Foto: EFE.

Los huracanes viajan miles de kilómetros, persisten durante varios días y, durante su vida, transportan cantidades significativas de calor desde la superficie a las grandes altitudes de la atmósfera tropical.

Por otro lado, cuando estos fenómenos tocan tierra, tienden a debilitarse debido a la falta de una fuente de alimentación en forma de calor y humedad de los océanos. Sin embargo, si su potencial inicial es suficientemente fuerte, aún pueden causar considerables daños a medida que avanzan tierra adentro debido a los vientos y precipitaciones que generan. La magnitud de la destrucción causada por estos se evalúa utilizando una escala de categoría que varía de 1 a 5.

Huracán Katrina, 2005. Foto: Twitter Huracán Katrina, uno de los más destructivos de la historia de Estados Unidos. Foto: Twitter

El huracán Katrina en 2005 alcanzó la categoría 5, convirtiéndose en el más destructivo en la historia reciente de Estados Unidos. Este fenómeno provocó la trágica cifra de 1.836 muertos y causó inundaciones en los estados de Luisiana, Misisipi y Florida, con un impacto devastador en la ciudad de Nueva Orleans. Katrina tocó tierra con vientos que superaban los 225 km/h y dejó un saldo de 1,5 millones de personas damnificadas.

Notas relacionadas