Adelgazar sin estar a dieta: cómo funciona la ''nutrición consciente e intuitiva'', un lema de vida

En pleno siglo XXI, se derriban métodos eran muy frecuentes para bajar de peso. Así aparecen opciones más sostenibles en el tiempo para nutrir el cuerpo de forma correcta, dejando de lado la obsesión. De qué se trata.

Por Canal26

Martes 21 de Mayo de 2024 - 13:25

Alimentación saludable. Foto Unsplash. Adelgazar sin estar a dieta es posible. Foto Unsplash.

La alimentación intuitiva y consciente marca un nuevo paradigma en la cultura de las dietas. Se trata de un enfoque mucho más sano que fomenta una buena relación con la comida, alejándose del concepto de alimentos ''buenos'' o ''malos''. Este hábito, que desafía las restricciones y se puede sostener en el tiempo, llegó para quedarse.

Somos humanos y comer es un placer. En ese sentido, es muy importante escuchar a nuestro cuerpo y a las señales internas de hambre y saciedad. Básicamente de eso se trata la alimentación intuitiva, de aprender a entendernos a nosotros mismos y no caer en la prohibición.

Apnea, problemas con el sueño. Foto: EFE

Te puede interesar:

La solución contra la apnea del sueño está más cerca: identifican el primer tratamiento farmacológico

Alimentación intuitiva y la importancia de escuchar al cuerpo: de que se trata

Un artículo del medio Saber Vivir explica que este nuevo método no se centra en el control del peso, sino que trata de mejorar la relación que tenemos con la comida, el cuerpo y la mente. Se trata de aprender a alejarse de los horarios estrictos y las restricciones alimenticias y escuchar qué es lo que necesita el cuerpo.

Alimentación saludable. Foto Unsplash. De qué se trata la alimentación intuitiva. Foto Unsplash.

La clave para la alimentación intuitiva es la educación nutricional. Por eso, siempre hay que llevarla a cabo acompañado de un profesional especializado que pueda asesorarte según tus necesidades.

Para empezar a poner en práctica la alimentación intuitiva por tu cuenta, estos son algunos de los puntos fundamentales:

  • Olvidar las dietas: la alimentación intuitiva desafía la cultura de las dietas al dejar de lado el enfoque en el peso, las calorías y los mitos sobre la comida. Es hora de liberarse de las restricciones y empezar a escuchar las necesidades reales de tu cuerpo.
  • Aceptar el hambre: es una señal natural de tu cuerpo que indica la necesidad de energía. Hay que aprender a escuchar y responder a las señales de hambre de manera consciente y respetuosa.

Alimentación saludable. Foto Unsplash. Tener una buena relación con la comida es el punto clave. Foto Unsplash.

  • Tener una buena relación con la comida: dejar de lado la idea de que algunos alimentos son buenos y otros son malos. La comida no debe ser un premio ni un castigo, sino simplemente combustible para tu cuerpo. Hay que disfrutar de todos los alimentos sin culpa ni restricciones.
  • Apagar la voz de tu cabeza: se trata de la voz crítica que nos regaña por nuestras elecciones alimenticias. Es clave dejar de castigarse y aprender a confiar en tus propias decisiones alimenticias sin juicios ni culpas.
  • Volver al placer: reconectar con el placer de comer al dejar de lado la obsesión por contar calorías y sentir culpa. La comida es una fuente de satisfacción y placer, y es importante permitirse disfrutar de ella sin restricciones mentales.
Jorge Lanata. Foto: captura eltrece.

Te puede interesar:

Preocupa la salud de Jorge Lanata: permanece internado por insuficiencia respiratoria

La dieta que no es dieta: cómo bajar de peso sin reglas con la alimentación intuitiva

En primer lugar, para aplicar la alimentación intuitiva como estilo de vida, hay que dejar de lado el peso. El primer objetivo no es adelgazar, sino mejorar la relación con la comida y a la vez lograr la paz con uno mismo. Lo otro llega solo.

Alimentación saludable. Foto Unsplash. Aprender a nutrir nuestro cuerpo es clave para bajar de peso. Foto Unsplash.

Es muy probable que, aplicando este tipo de alimentación, termines bajando de peso de forma inconsciente. Al parar de comer cuando no tenés hambre, comprender las señales de saciedad que te envía tu cuerpo y aprender a elegir los alimentos que más energía te proporcionan, conseguirás evitar muchas de las conductas que te llevaron a ganar peso.

Notas relacionadas