Números del horror: 21 mil migrantes ilegales cruzaron el canal de la Mancha en lo que va del año

Migrar a otro país cuando la situación personal empeora no es sencillo y miles de personas se ven obligadas a dejar atrás familia, sus hogares y su vida para optar por nuevos horizontes, aunque sea de forma ilegal, al tener que elegir entre vivir o morir en muchos casos.

Por Canal26

Viernes 6 de Octubre de 2023 - 20:40

Migrantes llegando a las costas de Reino Unido a través del Canal de la Mancha. Foto: Reuters. Migrantes llegando a las costas de Reino Unido a través del Canal de la Mancha. Foto: Reuters.

Este año, más de 84,500 personas han intentado cruzar el Canal de la Mancha en todo tipo de embarcaciones, con éxito para más de 44,000 de ellas, según la Comisión Europea. Este aumento en la migración irregular ha llevado a París, Londres y Bruselas a endurecer la vigilancia y el control fronterizo en la estrecha franja de 50 kilómetros que separa Francia del Reino Unido. Además, Londres retomó un polémico plan de deportaciones de migrantes sin papeles a Ruanda, donde deben solicitar asilo a pesar de estar a 9,600 kilómetros de distancia de Londres.

Ante el aumento de llegadas por esta gélida vía, las autoridades francesas aumentaron la presencia policial en sus aguas y playas, donde las mafias utilizan precarios gomones e incluso kayaks para llevar a cabo los embarques de migrantes. La temperatura del agua en estos días no supera los 0° centígrados.

“Pagué a un kurdo 3.000 euros para que me dijera dónde ir. Me mandó la ubicación, era una zona cerca de la playa donde estuvimos esperando cinco, seis, siete horas, hasta que nos confirmó que la situación era segura”, explica Alí de 29 años, inmigrante iraní que buscó una nueva vida lejos de medio oriente.

Encontrá más vídeos

En su relato, detalla el proceso que tuvo que atravesar él y el grupo con el que se encontraba para que pudieran llegar a la costa británica. “Nos señaló un punto donde había una barca enterrada en la arena. Tuvimos que sacarla de allí entre todos, ponerle el motor, etcétera. Tardamos unas dos horas. Después, cargamos la patera a hombros y la sacamos a la orilla”.

“No sabíamos qué esperar ni adónde ir. Desconocíamos la ruta, estábamos en medio de la nada, sin saber navegar”, explica, además de agregar que en su grupo había 26 personas, incluyendo mujeres y niños menores de edad. El no tener conocimientos en navegación hacía las cosas más difíciles, a excepción de uno de los integrantes que sabía lo mínimo de navegación como para poder ayudarse con Google Maps.

“En ese momento estás tan estresado que solo estás callado. Nos mirábamos los unos a los otros, los niños dormían, nadie hablaba. Necesitábamos silencio”, recuerda Alí, habiendo escapado de Irán por "motivos religiosos" sin entrar en detalles. En Shiraz, en el sur de Irán, vivía con sus padres y su hermana, quien estudiaba Medicina. Tenía una vida buena y tranquila, trabajo de ingeniero civil, auto, "No afrontaba ningún inconveniente", agrega. Sin embargo, todo cambió cuando optó por abandonar el islam y adoptar el bahaísmo, lo que desató la persecución de las autoridades iraníes.

Migrantes llegando a las costas de Reino Unido a través del Canal de la Mancha. Foto: Reuters. Migrantes llegando a las costas de Reino Unido a través del Canal de la Mancha. Foto: Reuters.

Migrantes cruzan hacia Texas. Foto: Reuters

Te puede interesar:

Un juez bloqueó una ley que permite la detención y expulsión de inmigrantes irregulares en el estado de Texas

El Canal de la Mancha: La última opción de muchos

Los cruces hacia el Reino Unido por este corredor involucran cada vez más a ciudadanos albaneses, afganos e iraníes debido a la desesperanza y no tener otra alternativa. Para muchos, esta opción no es su preferencia, sino la última chance de tener una vida mejor. Por ejemplo, Jaleel, quien intentó estudiar y trabajar en Grecia durante más de un año, donde debía tramitar su solicitud de asilo según las normas de la UE. Sin embargo, no logró integrarse ni en Grecia ni en otros países como Alemania y Países Bajos, lo que le llevó a la frustración. “Fue imposible integrarse y poder construir una vida”.

Tanto para Alí como para Jaleel y otros miles de extranjeros, la culpa de su situación, la falta de inclusión y las trabas que se encuentran para optar por vías legales de migración, recae sobre la Unión Europea. “Las normas de Bruselas [en referencia al reglamento de Dublín, que obliga a los migrantes a permanecer en el primer país de llegada para solicitar allí el asilo; y que avala a otros países a devolverlos a aquellos países de primera fila] son el principal problema. Países como Alemania, Francia, Países Bajos o Bélgica evitan la responsabilidad de acogida, que recae sobre los países del sur, que tienen más dificultades”, argumenta Alí.

Migrantes llegando a las costas de Reino Unido a través del Canal de la Mancha. Foto: Reuters. Migrantes llegando a las costas de Reino Unido a través del Canal de la Mancha. Foto: Reuters.

Tan solo en la primera mitad del año, casi 30.000 migrantes, mayormente de medio oriente y diferentes regiones de África, solicitaron asilo en Reino Unido, quien sólo les otorgó esa posibilidad a 46 personas.

Frente a la pregunta de si valió la pena haber pasado por todo el duro proceso de cruzar el canal, Alí responde que sí, liberado de las preocupaciones y temores que lo acechaban constantemente en Irán.

Notas relacionadas