Las plantas prehistóricas que podrías tener en tu casa o jardín sin saberlo

Muchas de las cosas que convivieron con los dinosaurios forman parte de nuestro día a día, como las plantas, que fueron fundamentales durante esa época.

Por Canal26

Lunes 19 de Febrero de 2024 - 17:40

Plantas, hogar, casa. Foto Unsplash. Qué es lo que compartimos con los dinosaurios. Foto Unsplash.

Las plantas cumplieron un rol fundamental en la evolución de todos los seres vivos, ya que aportaron el oxígeno necesario para que la Tierra fuera un lugar habitable. Incluso hay muchas que aparecieron, y que hoy las podés encontrar en tu jardín, cuando ni siquiera había vida animal y humana. 

Estas especies son reconocidas por su capacidad para adaptarse, ya que lograron prevalecer a pesar de los diversos eventos que sacudieron al planeta hace millones de años y sobrevivieron a todo tipo de mutaciones que sufrió la corteza terrestre. 

DInosaurio. Foto Unsplash. Prehistoria. Foto Unsplash.

Es muy probable que la planta más “prehistórica” sea el helecho. Algunos trabajos científicos la ubican en la era paleozoica, hace aproximadamente 350 millones de años.

Era la especie vegetal más habitual y su evolución queda absolutamente demostrada con sus más de 12 mil variedades que se amoldaron a todo tipo de clima, desde zonas del ártico hasta selvas tropicales. Logró prevalecer a todos los fenómenos que ocurrieron y es un claro ejemplo de su gran capacidad de adaptación.

Espacio. Foto: Reuters.

Te puede interesar:

La próxima Tierra: ¿cuáles son los 4 planetas que podrían tener vida inteligente?

Las plantas que compartimos con los dinosaurios

Además del helecho, hay otras plantas que podés encontrar en tu propio jardín, y que son prehistóricas:

  • Cola de caballo: alcanzaron su punto máximo durante la Era Devónica, hace unos 350 millones de años. Actualmente, gran parte de los depósitos de carbón del mundo se derivan de estas plantas, que convivieron con los dinosaurios.

Palmeras. Foto Unsplash. Las palmeras que se adaptaron al frío. Foto Unsplash.

  • Palmeras: dentro de esta especie, la Butia capitata y la Trachycarpus fortunei son de las más resistentes. Es que la gran mayoría requiere climas tropicales y las dos mencionadas se adaptaron y resisten el frío.
  • Ciprés calvo: se trata de un árbol que crece fácilmente en suelos secos y apelmazados. Es capaz de alcanzar los 40 metros de altura, pero hay que tener cuidado con las raíces, ya que pueden levantar el suelo fácilmente.
  • Metasequoia glyptostroboides: hace años se pensó que se había extinguido, pero en la Segunda Guerra Mundial se descubrió una arboleda en China de donde se extrajeron semillas y ahora es un árbol plantado en varios países. Puede llegar a los 40 metros de altura si se lo planta en suelo húmedo.

Ginkgo biloba. Foto Unsplash. Ginkgo biloba. Foto Unsplash.

  • Ginkgo biloba: se caracteriza por sus hojas, en forma de abanico. Adquieren un crecimiento que puede rozar los 30 metros y con la llegada del otoño sus hojas verdes claras se tornan doradas. Si bien soporta sin problema el frío intenso, su temperatura ideal se ubica entre los 10 y los 20 grados.
  • Magnolias: es un árbol nativo de América del norte, tiene flores y comenzó a aparecer en la Era Mesozoica, concretamente en el periodo cretáceo. Lleva en la tierra cerca de 140 millones de años y en la actualidad hay más de 80 especies diferentes.

Magnolias. Foto Usplash. Las Magnolias llevan en la tierra cerca de 140 millones de años. Foto Usplash.

  • Cycadales: crecieron y prosperaron en el pasado, proporcionando sombra a los triceratops, hace aproximadamente 68 millones de años. Es originaria del sur de Japón y a pesar de tener aspecto de palmera, pertenece al género de las coníferas.
  • Araucaria araucana: es una de las plantas prehistóricas más hermosas, por la disposición de sus hojas que crean forma de flor. Lo más curioso es saber que son coníferas, de la familia de los pinos.

Araucaria araucana. Foto Unsplash. La Araucaria araucana es una de las plantas prehistóricas más hermosas. Foto Unsplash.

  • Podocarpus nivalis: es el gran superviviente del frío, ya que resiste hasta 30 grados bajo cero. Originario de Nueva Zelanda, puede vivir casi a cualquier altura sobre el nivel del mar y demanda suelos húmedos.
Flores. Foto: Unsplash

Te puede interesar:

Flores que ahuyentan la buena suerte: cuáles recomiendan sacar de tu casa

¿Querés tener tu propio jardín prehistórico?

Las plantas prehistóricas son un complemento perfecto que podés aprovechar para la decoración de tu jardín y darle un toque mucho más distintivo y exclusivo. Lo más importante es que muchas de estas especies no requieren mucho cuidado, al fin y al cabo sobrevivieron millones de años sin la intervención del hombre.

Notas relacionadas