Los globos aerostáticos también se reciclan: un emprendimiento español confecciona ropa con sus restos

El emprendimiento español ReCraf, creado por un emprendedor francés, encontró una nueva utilidad para los restos de estos globos que generan grandes cantidades de desperdicios.

Por Canal26

Miércoles 24 de Enero de 2024 - 12:09

Globos aerostáticos. Foto: Unsplash. Globos aerostáticos. Foto: Unsplash.

El reciclaje, además de ayudar al medio ambiente, también es una buena fuente de inspiración para varios artistas o ingeniosos que ven en los materiales reciclables la oportunidad de crear cosas nuevas.

Este fue el caso de Theo Glocher, creador de ReCraft, un emprendimiento español que encontró una nueva utilidad a los residuos de los globos aerostáticos utilizados por la industria del turismo o competencias que generan grandes cantidades de desperdicios desde su producción hasta el final de su vida útil.

 

El emprendimiento ReCraft convirtió los residuos de estos globos en prendas únicas, innovadoras y resistentes. Sin embargo, su trabajo no solo se limita a la confección de ropa con materiales reciclables, sino que también abarca lo social.

Esto se debe a que el emprendimiento trabaja con fundaciones que emplean a personas con capacidades diferentes para incluirlas en el mundo laboral y al reciclaje.

Globo aerostático. Foto: Unsplash. Globo aerostático. Foto: Unsplash.

Pesca de arrastre. Foto: Unsplash.

Te puede interesar:

Nueva función para las redes de pesca: las transforman en asfalto para no contaminar

Cómo convertir los desechos de los globos a nuevos accesorios

Para convertir los desechos de los globos aerostáticos en accesorios útiles para la sociedad, se deben seguir los siguientes pasos:

  • Juntar los restos de tela desechados: no solo deben ser de los globos, sino también la tela de los paracaídas que son buenas opciones para crear nuevos objetos.

  • Confeccionar: una vez que se cuentan con las telas ya se pueden crear distintos elementos de indumentaria como bolsos, camperas, pantalones, hamacas y hasta bebederos para animales.

De esta manera, no solo se recicla, sino que también se fomenta la economía circular dándole una nueva vida a los objetos que ya no se usan.

Notas relacionadas