Los cinco signos del zodíaco más infieles

Dentro del zodíaco, cada signo tiene una personalidad que, por supuesto influye en cada aspecto de la vida y obviamente, esto incluye las relaciones amorosas, algunos signos zodiacales son más fieles que otros.

Por Canal26

Viernes 8 de Octubre de 2021 - 11:01

Signos infielesAstros.

Cuando hablamos de relaciones amorosas, la fidelidad es un valor importante para muchas personas; porque en culturas como la nuestra, la monogamia y la fidelidad son símbolos de lealtad y respeto por parte de la pareja.

Dentro del zodíaco, cada signo tiene una personalidad que, por supuesto influye en cada aspecto de la vida y obviamente, esto incluye las relaciones amorosas, algunos signos zodiacales son más fieles que otros.

La astróloga tarotista, actriz y podcaster Victoria García Garcilazo, especialista en astros y relaciones, realizó un ranking para Clarín sobre los cinco signos más infieles que reproduciremos a continuación.

Astrología - Signos

Signos del zodíaco. Foto: redacción Canal 26.

Te puede interesar:

Lluvia de estrellas Líridas 2024: qué significa y a qué signos del zodiaco afecta respecto al amor

Top 5 de los signos más infieles del zodíaco


1. Aries

Este signo está regido por el planeta Marte, cuyo símbolo nos muestra gráficamente la erección eterna y esa necesidad de canalizar su impulso y deseo.

Marte encarna, además, el arquetipo clásico del guerrero, lo cual lo ubica siempre en el campo de batalla y acudiendo al llamado de una nueva conquista de manera constante.

El carnero, que también es su símbolo, es un animal totémico de las deidades de la fertilidad masculina en la Antigüedad, lo cual también lo conecta con la fuerza instintiva que busca fertilizarse y reproducirse de manera natural.

2. Sagitario

Regido por Júpiter, representa la potencia del dios máximo del Olimpo, quien tuvo múltiples amoríos y un sinfín de historias donde buscaba saciar su deseo por todos los medios (incluida la violencia).

Sagitario también es un signo que necesita conducir su flecha de fuego hacia nuevos objetivos constantemente. Su naturaleza es buscar nuevos desafíos que le permitan tener el control y no verse vulnerado por sus propios sentimientos.

Un signo al que le cuesta entregar el mando o sostener la paridad en los vínculos, lo que puede llevarlo a desarrollar algunas estrategias que le permitan imponer su ley para mantenerse fuerte y en conducción.

Leé también: Cuando el horóscopo habla: los tres signos del zodíaco que son rebeldes

3. Tauro

Venus conforma su naturaleza erótica y conecta a Tauro con la experiencia del placer en todo momento y lugar. Afrodita no fue una diosa sumisa y mucho menos fiel, más bien buscó explorar su sexualidad todo y cuanto pudo. Esto lleva a Tauro a entrar en situaciones donde el hedonismo se puede convertir en una búsqueda a veces compulsiva.

Su capacidad de seducción también suele traerle cantidad de admiradores, porque su naturaleza vibra en la frecuencia del cortejo permanentemente.

Esta situación puede hacerle pisar el palito de la tentación con más frecuencia de la que él mismo conscientemente pueda reconocer.

4. Géminis

El planeta Mercurio es el que rige la energía de este signo dual y jovial. Esto hace que todo lo que sea demasiado serio, le provoque inquietud o un temprano aburrimiento. Su naturaleza es curiosa y eso sea quizás lo que más lo impulsa a la aventura una y otra vez.

Sus relaciones necesitan ser dinámicas, siempre refrescantes y traerle algún tipo de experiencia nueva que pueda capitalizar en conocimiento y aprendizaje de sí mismo.

Un signo que además maneja con maestría el “chamuyo”, que entiende que el juego erótico siempre empieza en la cabeza. Esto último, puede ocasionar también que sea más bien un infiel virtual que uno que pasa realmente a la acción.

5. Acuario

Urano ubica a Acuario en el final de esta lista trayéndole la convicción que el amor en sí mismo es un acto de amor libre. Para Acuario, que se comprenda esto en los vínculos es crucial. Para él, la fidelidad es ante todo un concepto abstracto que basa sus fundamentos en la fidelidad a un ideal antes que en la fidelidad a un cuerpo físico.

Su manera de vivir el amor es comprometiéndose con lo que siente en el momento que lo siente, pero eso, muchas veces, una sóla relación no alcanza para saciar la búsqueda eterna de un amor que nunca termina de ser lo suficientemente “perfecto”.

Notas relacionadas