Día Mundial de Los Humedales: un gran aliado contra el cambio climático que está en peligro

El 2 de febrero fue el día elegido por la Convención sobre los Humedales de Importancia Internacional para que cada año en esta fecha se visibilice la importancia de los humedales para el medioambiente y la conservación de estos ecosistemas que desempeñan un rol fundamental para el cuidado del planeta y el bienestar humano.

Por Canal26

Viernes 2 de Febrero de 2024 - 06:50

Humedales. Foto: Unsplash. Humedales. Foto: Unsplash.

El 2 de febrero de 1971 en la ciudad iraní de Ramsar se aprobó el tratado internacional sobre la conservación y el uso racional de los humedales con el fin de promover acciones nacionales y la cooperación internacional para su cuidado y el de sus recursos.

Pero primero, ¿qué son los humedales? Según el artículo 1.1 del tratado mencionado anteriormente, son “extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies cubiertas de aguas, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros”. Es decir, aquellas extensiones de tierra que se encuentran inundadas permanentemente que dan lugar a ecosistemas híbridos, que pueden ser tanto de agua dulce o salada.

Encontrá más vídeos

Existen distintos tipos de humedales: marinos, como los costeros y los arrecifes de coral; estuarinos, como los deltas y manglares; lacustres, como los que se encuentran en los lagos; ribereños, aquellos que se encuentran en ríos y arroyos; palustres, conocidos como pantanos, e incluso artificiales como los embalses o estanques. Pero todos estos tienen una función importante: retener y almacenar agua, disponible tanto para el consumo humano, la producción y el sostenimiento de la vida silvestre.

La importancia de estas zonas radica en su contribución al medioambiente y al bienestar humano, ya que los humedales, además de funcionar como fuentes de agua, también ayudan a mitigar las sequías e inundaciones, suministran alimentos, sirven como hogar de una gran biodiversidad y almacenan carbono, entre otros servicios.

Humedales. Foto: Unsplash. Los humedales funcionan como reservorio de agua, además de que ayudan a mitigar el cambio climático. Foto: Unsplash.

Pesca de arrastre. Foto: Unsplash

Te puede interesar:

Las graves consecuencias de la pesca de arrastre en los ecosistemas marinos

Una gran herramienta contra el cambio climático

Además de resguardar la diversidad biológica, amortiguar inundaciones y estabilizar las costas, formando una especie de línea de defensa contra las tormentas, los humedales cuentan con funciones críticas en la mitigación del calentamiento global.

Esto se debe a que son grandes sumideros de carbono, por lo que su destrucción impacta negativamente en el ecosistema, ya que se liberan gases de efecto invernadero. Por esto, su restauración y creación representa una especie de protección contra estos gases que son absorbidos.

Pero no es la única función en contra del cambio climático, sino que los humedales cumplen un rol fundamental en la adaptación a esta problemática ambiental, dado que amortiguan el efecto de las tormentas y las inundaciones.

Humedales. Foto: Unsplash. Los humedales son el hogar de gran biodiversidad. Foto: Unsplash.

UEFA, fútbol europeo. Foto: REUTERS

Te puede interesar:

La UEFA y una misión ecológica: lanzó una calculadora para medir las emisiones de carbono provocadas en el fútbol

Día Mundial de los Humedales: el origen

La Convención sobre los Humedales de Importancia Internacional, Ramsar, firmada el 2 de febrero 1971 en la ciudad iraní que lleva el mismo nombre, dio el puntapié inicial para que 26 años después, en esa misma fecha, se celebrará por primera vez el Día Mundial de los Humedales, en 1997.

Desde entonces, este día es utilizado para visibilizar la importancia de estos ecosistemas fundamentales para la vida de todo el planeta, en el cual habitan una gran cantidad de animales y vegetales, y que, a su vez, ayudan a regular el ciclo del agua y el clima, para lograr un equilibrio pequeño que cada vez corren más riesgo de desaparecer a causa de una degradación vertiginosa.

Notas relacionadas