Un "reloj interno": cómo la edad biológica define el riesgo de demencia y ACV en adultos mayores

La investigación, que involucró a más de 325.000 adultos de mediana y avanzada edad, sugiere que la edad biológica, que puede diferir de la edad cronológica de una persona, desempeña un papel crucial en la predicción de futuros problemas de salud.

Por Canal26

Lunes 11 de Diciembre de 2023 - 13:30

Ancianos y mascotas Ancianos y mascotas

Un estudio conjunto del Instituto Karolinska en Suecia y la Universidad de Cambridge en el Reino Unido arrojó una serie de resultados reveladores sobre el vínculo existente entre la edad biológica y el riesgo de demencia y accidente cerebrovascular (ACV), principalmente en adultos mayores.

La demencia, que afecta a más de 55 millones de personas en todo el mundo, y el ACV, que anualmente afecta a 17 millones según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), son condiciones de gran preocupación a nivel global ya que, a medida que envejecemos, aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares y trastornos neurodegenerativos.

A diferencia de las investigaciones tradicionales basadas en la edad cronológica, este estudio se centró en evaluar la edad biológica como un indicador más preciso. “Como las personas envejecen a diferentes ritmos, la edad cronológica es una medida bastante imprecisa”, afirmó, en un comunicado, Sara Hägg, coautora de la reciente investigación y profesora asociada en el Departamento de Epidemiología Médica y Bioestadística del Instituto Karolinska.

Demencia, adultos mayores. Foto: UnsplashSegún la Organización Mundial de la Salud (OMS), la demencia, una alteración de la capacidad para recordar, pensar o tomar decisiones, afecta a más de 55 millones de personas en todo el mundo. Foto: Unsplash.

Ancianos, PAMI, cuidadores, salud. Foto: X

Te puede interesar:

Beneficios de PAMI: ¿cómo pedir el subsidio de cuidadores para jubilados y pensionados?

¿Cómo se realizó la investigación?

El equipo monitorizó a más de 325.000 adultos británicos de mediana y avanzada edad, evaluando 18 biomarcadores, como presión arterial, glucosa en sangre y niveles de colesterol, entre 2006 y 2010. Durante un seguimiento de nueve años, aquellos con edades biológicas superiores a su edad cronológica inicial mostraron un mayor riesgo de demencia y ACV.

Por ejemplo, un participante de 60 años con una edad biológica de 65 años tenía un 20% más de riesgo de demencia y un 40% más de riesgo de ACV. Estos riesgos se mantuvieron significativos incluso después de ajustar por factores como genética, sexo, ingresos hospitalarios y estilo de vida. Los resultados, publicados en el Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry, destacaron la contribución sustancial del envejecimiento biológico en estas condiciones clínicas.

Además, el estudio reveló una relación más débil entre la edad biológica elevada y la enfermedad de las neuronas motoras, y una tendencia opuesta para la enfermedad de Parkinson, un hecho que refleja las complejidades de estas afecciones.

ACV_NAUn accidente cerebrovascular, a veces llamado ataque cerebral, ocurre cuando algo obstruye el suministro de sangre a una parte del cerebro o cuando un vaso sanguíneo del cerebro se rompe. Foto: NA.

Los investigadores enfatizaron en que, a pesar de la falta de una cura para la demencia, la detección temprana del envejecimiento biológico acelerado podría abrir oportunidades para intervenciones preventivas mediante cambios significativos en el estilo de vida. 

La ralentización del declive interno del cuerpo es, según los resultados, una nueva clave para prevenir enfermedades crónicas en la tercera edad, sugiriendo que la evaluación de la edad biológica desde muestras de sangre rutinarias podría convertirse en una práctica estándar en el futuro.

Sin embargo, los expertos señalaron la necesidad de replicar estos resultados en grupos poblacionales más diversos y explorar las conexiones entre el fondo genético, el envejecimiento biológico y otras enfermedades relevantes, como la diabetes y las enfermedades cardíacas. 

En un futuro, la monitorización de los procesos internos de envejecimiento podría permitir a las personas retrasar el declive cognitivo, lo que proporciona esperanza para una vida más saludable y plena en los años posteriores.

Notas relacionadas