Arden los océanos: las olas de calor marinas duran más en las aguas profundas

Los océanos absorbieron el 90% del exceso de calor producido por la contaminación de carbono procedente de la actividad humana.

Por Canal26

Martes 24 de Octubre de 2023 - 07:21

Ola de calor marina. Foto: Unsplash Ola de calor marina. Foto: Unsplash

En la actualidad, el panorama en lo que respecta al clima es desalentador. Cada vez son más comunes los incendios, las sequías, las temperaturas récords y las olas de calor marinas (MHW), hechos que tienen impactos devastadores sobre los ecosistemas.

La temperatura de los océanos alcanzó en 2023 su nivel más alto registrado y se pronostica que la intensidad, la duración y la frecuencia de olas de calor marinas continuará aumentando a lo largo del siglo, amenazando potencialmente a especies sensibles a medida que el cambio climático hace que los eventos extremos sean más frecuentes. 

Temperaturas récord de los mares ponen en peligro la biodiversidad . Foto: Unsplash Temperaturas récord de los mares ponen en peligro la biodiversidad . Foto: Unsplash.

El océano genera el 50% del oxígeno del planeta, absorbe el 25% de todas las emisiones de dióxido de carbono y captura el 90% del exceso de calor producido por dichas emisiones, por lo que es de vital importancia comenzar a hacer énfasis en su protección.

Tailandia cría tiburones bambú para salvar la especie. Foto EFE.

Te puede interesar:

Una tarea que parecía imposible: Tailandia cría tiburones bambú para salvar la especie en las icónicas islas Phi Phi

El estudio

A diferencia de estudios anteriores, en esta ocasión, los investigadores observaron los impactos de los picos de temperatura en aguas más profundas. Según la autora principal del estudio, Eliza Eliza Fragkopoulou, "fue el primer intento de observar las olas de calor marinas debajo de la superficie”.

Utilizando observaciones y modelos in situ, los investigadores examinaron las olas de calor marinas globales de 1993 a 2019, recolectando datos de hasta 2.000 metros (6.562 pies) debajo de la superficie. De este manera, descubrieron que la intensidad era máxima entre 50 y 200 metros debajo de la superficie.

Los mares que rodean a España alcanzaron la temperatura más alta en más de 80 años. Foto: EFE Los mares que rodean a España alcanzaron la temperatura más alta en más de 80 años. Foto: EFE.

De acuerdo con el estudio, la duración aumentó con la profundidad, y el calentamiento persistió hasta dos años después de que las temperaturas volvieron a la normalidad en la superficie, situación que pone en especial peligro a muchas especies que habitan en el. 

Minería submarina. Foto: Unsplash

Te puede interesar:

La minería submarina, un grave problema para los fondos oceánicos

El estrés térmico

Los científicos observaron una medida indirecta del estrés térmico conocida como intensidad acumulativa y la compararon con la distribución de la biodiversidad en el borde de sus límites máximos de calor para ver áreas donde las criaturas marinas son potencialmente más vulnerables a los cambios.

Se llegó a la conclusión de que estas condiciones de alto estrés se superponían en hasta el 22% de los océanos del mundo. En palabras de Fradkopoulou, especialista del Centro de Ciencias Marinas de la Universidad de Algarve en Portugal, el impacto sobre la biodiversidad "probablemente es mayor desde la superficie hasta una profundidad de 250 metros"

Las porciones más grandes de los océanos clasificados como altamente expuestos se encontraron en los océanos Atlántico Norte e Índico, a profundidades de entre 1.000 y 2.000 metros.

Océano Atlántico. Foto Unsplash. Océano Atlántico. Foto Unsplash.

A pesar de los novedosos hallazgos, todavía se necesitan más investigaciones sobre las olas de calor en los océanos profundos para detectar sus posibles impactos. “Teniendo en cuenta que el impacto de las olas de calor marinas en la biodiversidad de las profundidades aún se desconoce en gran medida, existe una necesidad urgente de realizar un mayor y mejor seguimiento del océano global para comprender sus efectos”, concluyó Fradkopoulou.

Notas relacionadas