El proyecto de reforestación más ambicioso del mundo: China y su ''muro'' árboles de 4.500 kilómetros

La desertificación, que ocupa el 27% de la superficie, es una de las principales amenazas para el país. ¿Cómo funciona esta idea?

Por Canal26

Miércoles 8 de Noviembre de 2023 - 15:25

La desertificación está aumentando en todo el mundo. Foto Unsplash. La desertificación está aumentando en todo el mundo. Foto Unsplash.

La desertificación lleva acelerándose cada año y es una amenaza para todo el mundo. El fenómeno creció notablemente durante el siglo pasado y este, afectando principalmente a las áreas propensas a ser áridas, semiáridas y con climas secos. En total, la Tierra perdió un tercio de su tierra cultivable.

Uno de los países más afectados es China, ya que el 27,4% de su superficie es desierto, lo que afecta a 400 millones de personas. Sin embargo, el gigante asiático tiene un ambicioso proyecto para solucionarlo: plantar un enorme muro de árboles.

El principal problema de la desertificación es que cada año las tormentas de arena se comen 2.300 kilómetros cuadrados de tierras agrícolas en el país asiático. Muchas veces se debe a la “desertificación eólica”, causada por la erosión eólica tras la destrucción de la vegetación.

China está llevando a cabo el proyecto de reforestación más ambicioso del mundo. Foto Unsplash. China está llevando a cabo el proyecto de reforestación más ambicioso del mundo. Foto Unsplash.

Esto también sucede por la “pérdida de agua y suelo”, causada por la erosión hídrica distribuida principalmente en la meseta de Loess. Y por la “salinización”, causada por una mala gestión del agua y “desertificación de rocas”, que ocurre en la región kárstica del suroeste de China.

"El principal problema es que una población excesiva vive en las tierras secas y sobrepasa la capacidad de carga y restauración ecológica de esta zona", explicaba Feng Wang, profesor del Instituto de Estudios de Desertificación de la Academia Forestal de China, en este artículo de Climate Diplomacy.

Xi Jinping. Foto: Reuters.

Te puede interesar:

¿El fin del auge de China?: el país sufre una fuerte desaceleración económica y expertos le recomiendan reformas estructurales

La Gran Muralla Verde

Para frenar la amenaza de la desertificación, China puso en marcha en 1978 un ambicioso proyecto: la Gran Muralla Verde. Se trata de la iniciativa de reforestación más grande del mundo, que se espera que continúe hasta 2050. El objetivo primero era frenar la expansión del desierto de Gobi y proporcionar madera a la población local.

Pero ahora, el Gobierno se propuso otros planes, como plantar un "muro" de árboles que se extenderá alrededor de 4.500 kilómetros de largo en varias ciudades.

En cuanto a los resultados, el gobierno se muestra muy optimista y afirma que hasta el momento se estabilizaron miles de dunas en movimiento y la frecuencia de las tormentas de arena se redujo en todo el país en una quinta parte entre 2009 y 2014: solo en Pekín se redujeron en un 70% entre 2008 y 2018.

El objetivo es frenar la desertificación que amenaza al país asiático. Foto Unsplash, El objetivo es frenar la desertificación que amenaza al país asiático. Foto Unsplash,

Según un estudio publicado en la revista Ecological Processes por parte de científicos del Instituto de Ecología Aplicada de la Academia China de Ciencias, las áreas boscosas aumentaron a 158.051 kilómetros cuadrados.

El número de árboles plantados ronda los 66.000, principalmente de la especie Enterolobium cyclocarpum y otras de la familia de las fabáceas, dada su adaptabilidad a estos terrenos. Según los investigadores, el proyecto de reforestación creó un importante sumidero de carbono que es capaz de absorber el 5% de las emisiones industriales totales de CO2 de China entre 1978 y 2017.

Xi Jinping y Li Qiang. Foto: Reuters.

Te puede interesar:

El calendario político en China empieza sin diálogo del primer ministro con la prensa

¿Cuánto cuesta el ambicioso proyecto?

Además de la Gran Muralla Verde, pusieron en marcha otras medidas como una serie de leyes para devolver parte de las tierras de cultivo y de pastos a los bosques y praderas. Todo esto, implica un gran gasto de dinero para el país. La inversión en reforestación rondó los 70.000 millones de euros en los cinco primeros años de la década de 2010, según el informe Green is Gold, de Naciones Unidas. Ahora bien, para poder financiarlo se incrementaron las sanciones a empresas que practiquen la deforestación.

El presidente chino Xi Jinping y el presidente ruso Vladimir Putin. Archivo: Reuters

Te puede interesar:

Rusia y China aseguran que no se puede discutir un acuerdo sobre la guerra en Ucrania sin Moscú

Las visiones negativas

Sin embargo, algunos expertos creen que esta iniciativa, aunque tiene un buen propósito, no está funcionando correctamente. Jennifer L. Turner, directora del Foro Ambiental de China en el Centro Woodrow Wilson, señala que la gente “está plantando muchos árboles para frenar la desertificación, pero luego nadie se preocupa realmente de ellos y mueren”. Argumenta que muchos de los árboles que se plantan en zonas donde no crecen de forma natural simplemente mueren al cabo de unos años.

¿De qué se trata el proyecto Gran Muralla Verde?. Foto Unsplash. ¿De qué se trata el proyecto Gran Muralla Verde? Foto: Unsplash.

Por otro lado, los que sobreviven absorben gran parte del agua subterránea que necesitan los pastos y arbustos nativos, provocando una mayor degradación del suelo.

La cura puede ser peor que la enfermedad. Otros expertos creen que más que beneficios, este proyecto puede traer más problemas, como que la reforestación sobrepase la capacidad de la tierra, condenando a los árboles a la muerte si no existe intervención humana constante.

Notas relacionadas