Un pequeño Gales en la Patagonia: la historia de la comunidad galesa en Argentina

Los galeses desembarcaron en el sur con la intención de defender su identidad y poder conservar sus costumbres, algo que mantienen hasta el día de hoy.

Por Malena Albornoz

Sábado 28 de Enero de 2023 - 10:45

Gaiman, Trelew_Wikimedia CommonsCasa de té galés en Gaiman, Chubut. Foto: Wikimedia Commons. 

Existe un pequeño Gales en nuestro país y cualquiera puede visitarlo si está cerca o de viaje por la Patagonia. Esta comunidad galesa instalada en el sur tiene una historia particular que hizo que, hasta la actualidad, el pequeño pueblo viva inmerso en la cultura galesa, pero en plena tierra patagónica.

Cuando los galeses desembarcaron en Argentina, en 1865, tenían la esperanza de encontrar en Chubut un lugar para vivir sin tener que perder su cultura. Por obvias razones, terminaron adoptando tradiciones locales e impregnando las propias, aunque aun así lograron mantenerse como una comunidad bastante homogénea que sostiene gran parte del bagaje cultural que trajeron. ¿Qué tradiciones se mantienen y por qué? 

Edgard Andrew y Violeta Constance Jessop

Te puede interesar:

Argentinos en el Titanic: una mala pasada del destino y la historia de “Miss inhundible”

La lucha por defender la cultura

Diego Serón, especialista en historia del pueblo galés en la Patagonia, nos cuenta cómo fue la llegada de los primeros galeses. La primera gran inmigración fue a mediados del siglo XIX, en 1865. Ya años atrás se venía gestando la idea de que grupo grande de personas salga de Gales hacia distintos lugares del mundo. Esto, debido a que estaban en un contexto de malas condiciones de vida, tanto en lo laboral como en lo cultural. En ese momento, había una opresión muy grande en el Reino Unido que reprimía la cultura galesa y se podía ver en la prohibición al idioma y a la religión: hablar galés estaba prohibido y se debía usar el inglés, y lo mismo ocurría con la fe protestante. 

Es así como los galeses ya habían comenzado a emigrar a otras regiones para defender sus tradiciones. Habían intentado ir a los Estados Unidos, pero lo que ocurría ahí es que adoptaban muy rápido la cultura del lugar y su objetivo era mantener sus propias costumbres. Así, con esta idea de mantener su libertad comenzaron a pensar en la Patagonia argentina

Comunidad galesa en ChubutPrimeras poblaciones galesas. Foto brindada por Diego Serón. 

Finalmente y ya decididos, un grupo de alrededor de 153 personas partió del Puerto de Liverpool hacia Argentina a bordo del velero Mimosa. La mayor parte del grupo descendió a nuestro país el 28 de julio, por eso, esa es una fecha fundamental de la comunidad y se conmemora hasta hoy en día. Primero se instalaron en Puerto Madryn, pero su idea no era quedarse ahí, su intención era ir hacia el río. El 15 de septiembre fundaron Rawson cerca del agua, su nombre fue en homenaje al ministro del Interior que hizo las gestiones para que los migrantes pudieran instalarse en Argentina. Desde ahí se fueron trasladando hacia el oeste y fundaron Gaiman, el pueblo que más mantiene las costumbres de los galeses. 

Putin, de la KGB al Kremlin. Foto: 26 Historia /Canal 26.

Te puede interesar:

Putin, de la KGB al Kremlin: el autócrata más poderoso de la historia moderna

Un hogar a 11.600 kilómetros de distancia 

La comunidad galesa en Argentina mantiene gran parte de la cultura que los primeros pobladores trajeron al país en 1865. Es por eso que mucha gente de Gales visita Chubut y Gaiman, para encontrarse con esas tradiciones, en especial en las celebraciones importantes como el Eisteddfod o el 28 de julio (Gwyl Glaniad).  

El Eisteddfod es un festival en el que participan varias ramas del arte como la literatura, la recitación en idioma galés y castellano, el canto coral, las danzas, la pintura, el dibujo, y la fotografía, entre otros. Es una de las tradiciones más antiguas y se premia al ganador del evento con una silla de madera hecha por un artesano, que es única para cada festival. 

Comunidad galesa en ChubutEl Eisteddfod en 1915 en Trelew. Foto brindada por Diego Serón. 

Cuando los galeses visitan Chubut, lo suelen hacer en esas épocas de celebración. Un lugar que les resulta muy importante conocer es la capilla Moriah que se encuentra en Trelew y tiene una historia muy rica ya que es la más antigua que se mantiene en pie.

Diego Serón cuenta que “Para los galeses encontrar a tan lejana distancia, con un océano de por medio parte de su cultura, que su idioma se siga hablando, que uno pueda venir y comer sus propias comidas, es algo que a ellos los llena mucho porque es encontrar su vida diaria en un lugar muy lejano”.

Los galeses también consideran muy importante la visita a Gaiman donde se encuentran las casas de té galés. Además, también está la famosa torta galesa que en realidad fue elaborada en Argentina. Se elaboró con un producto que ya tenían que era una especie de pan dulce y con algunas cosas que encontraron en su nuevo hogar. Era un bizcocho que podía perdurar bastante tiempo y con alto contenido calórico. Diego explica que “El producto por excelencia chubutense más antiguo es la torta galesa”. Cuando los galeses visitan Trelew esto les llama mucho la atención porque no es tradicional de Gales y comentan cómo se elaboran las distintas comidas y disfrutan de aprender de algo tan regional

Hijas de próceres

Te puede interesar:

Las hijas de los próceres: la que se casó con el enemigo, un suicidio y un duelo eterno

El idioma y las relaciones con Gales

No solo las tradiciones se mantuvieron con la comunidad galesa de Chubut, sino que también el idioma. En particular en Gaiman, hay un 50% de la población que se puede comunicar con mucha fluidez en galés ya que se fue transmitiendo de generación en generación. Esto es otra cuestión que interesa mucho a los galeses cuando visitan la zona. 

En galés se mantienen los cantos ya que la música es algo fundamental para la vida de la comunidad. Aprenden a cantar desde que son muy chicos y lo hacen en varios eventos y ceremonias como es el caso de Cymanfa Ganu, en el que se rinde gratitud. Como nos dice Diego “Es hermoso escuchar las voces de la gente de acá cantar y con ese idioma tan, tan lindo al oído”.

Comunidad galesa en ChubutUn festival en Gaiman. Foto brindada por Diego Serón. 

Lo interesante es que el idioma que se transmitió no pasó por las evoluciones que sí tuvo en Gales con lo cual se puede hablar un galés de hace 150 años que quedó en la comunidad. De esta forma, incluso hay docentes que vienen a la zona a aprender esa lengua por como se conservó. Lo mismo ocurre al revés ya que en el ámbito educativo hay muchos intercambios para instruirse y mantener la cultura. 

La comunicación de Gales con las comunidades en argentina, ya que no es solo la de Chubut, sino que hay en otras partes del país, es muy fluida. No solo a nivel educativo sino también en otros ámbitos y uno de ellos es el deportivo. Hay un club de rugby por ejemplo que se llama Draig Goch (dragón rojo en español) que realizó intercambios para jugar en Gales así como clubes de allá viajaron para Argentina. 

La comunidad logró su objetivo en Argentina, mantener su cultura y tradiciones e incluso forjó las propias. Es por eso que los galeses disfrutan del viaje a la Patagonia ya que pueden encontrarse con su hogar a un océano de distancia y poder aprender de las cuestiones propias de la región. 

Notas relacionadas