La UNRWA acusó a Israel de no permitir el ingreso de más ayuda humanitaria en el norte de la Franja de Gaza

"Es indignante y hace que sea intencional obstruir la asistencia para salvar vidas durante una hambruna provocada por el hombre", denunció el comisionado Philippe Lazzarini, quien pidió que se levanten dichas restricciones.

Por Canal26

Domingo 24 de Marzo de 2024 - 16:15

Camiones con ayuda humanitaria para Gaza. Foto: Reuters. Camiones con ayuda humanitaria para Gaza. Foto: Reuters.

El comisionado general de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA), Philippe Lazzarini, afirmó este domingo que Israel comunicó a la ONU que no aprobará más convoyes humanitarios dirigidos hacia el norte de la Franja de Gaza, donde la hambruna ya es una realidad.

"A pesar de la tragedia que se está desarrollando bajo nuestra vigilancia, las autoridades israelíes informaron a la ONU de que ya no aprobarán ningún convoy de alimentos de UNRWA hacia el norte", expresó Lazzarini, mediante un comunicado oficial.

Encontrá más vídeos

El comisionado recordó que la UNRWA, que provee servicios a casi 6 millones de palestinos en diferentes países y es el principal actor humanitario en Gaza, es en plena guerra el "principal sustento" para más de 2 millones de desplazados internos en el enclave y el único que puede proporcionar "asistencia vital".

"Es indignante y hace que sea intencional obstruir la asistencia para salvar vidas durante una hambruna provocada por el hombre", denunció Lazzarini. Y suplicó sobre las restricciones: "Deben levantarse".

El comisionado indicó que si se impide a la UNRWA cumplir su mandato en Gaza, "el tiempo correrá más rápido hacia la hambruna y muchos más morirán de hambre, deshidratación y falta de refugio".

Philippe Lazzarini, comisionado de la UNRWA. Foto: Reuters. Philippe Lazzarini, comisionado de la UNRWA. Foto: Reuters.

La noticia llega en un momento en el que crece la presión internacional para que Israel permita el acceso de más ayuda humanitaria a la Franja, donde la mitad de la población está en riesgo inminente de hambruna, según un reciente informe de la ONU.

Israel no oculta sus intenciones de expulsar a UNRWA de Gaza y acusa a la institución de tener vínculos directos con el grupo islamista Hamás, después de revelar en enero que 12 de sus 30.000 empleados participaron en los ataques del 7 de octubre, aunque Lazzarini manifestó que no presentaron pruebas concluyentes.

Iraníes queman banderas de Israel y Estados Unidos durante una manifestación en Teherán, Irán. Efe

Te puede interesar:

Irán toma cautela mientras vive una intensa actividad externa ante un "inminente" castigo a Israel

Guerra de apoyo presupuestario

Ante la necesidad de una "acción urgente", la UNRWA despidió inmediatamente a dichos empleados y abrió una investigación interna, a cargo de la exministra francesa de Exteriores, Catherine Colonna, quien esta semana presentó sus conclusiones preliminares, que avalan la neutralidad de la actividad humanitaria de la agencia, aunque detectó "áreas críticas".

Entrega de ayuda humanitaria. Foto: Reuters Entrega de ayuda humanitaria. Foto: Reuters.

Sin embargo, Israel sostiene que la infiltración de Hamás en la agencia es mucho más profunda y que más de 2.130 de sus empleados en Gaza, alrededor del 17%, tienen vínculos activos con "grupos terroristas", unos 480 son miembros de brazos armados de Hamás o la Yihad Islámica y 1.650 pertenecen al movimiento político.

Frente a esta situación, 18 países anunciaron que retiraban sus fondos, incluidos sus principales donantes (Estados Unidos, Alemania, Japón o Francia), lo que provocó un recorte del presupuesto de 450 millones de dólares en plena respuesta de emergencia en Gaza.

Niños palestinos piden ayuda humanitaria en Gaza. Foto: Reuters. Niños palestinos piden ayuda humanitaria en Gaza. Foto: Reuters.

Países como Canadá, Suecia, Australia o la propia Unión Europea (UE) anunció en las últimas semanas su intención de retomar la financiación a la UNRWA ante la inconsistencia de las pruebas presentadas por Israel sobre los vínculos con Hamás.

Otros países, como España, Noruega, Suecia, Dinamarca, Bélgica, Arabia Saudí, Qatar o Kuwait mantuvieron sus partidas e incluso anunciaron fondos adicionales para paliar al golpe.

Notas relacionadas