Insólito: los leones comen menos cebras por culpa de las hormigas invasoras

En África existe la disputa menos pensada: leones contra hormigas invasoras, que acabaron con las hormigas locales y arrasaron con la cubierta arbórea dificultado que estos felinos cacen su alimento.

Por Canal26

Viernes 26 de Enero de 2024 - 11:33

Leon, animales, naturaleza. Foto: Unsplash Leon, animales, naturaleza. Foto: Unsplash

¿Quién creería que un grupo de hormigas se convertiría en una especie de pesadilla para animales tan grandes como los leones? investigadores descubrió que una especie de hormiga invasora de la sabana de Kenia provocó una drástica transformación en el paisaje que afectó la dieta de los leones y su forma de cazar, haciendo que coman menos cebras por su culpa.

Según el estudio publicado por la revista Ciencia, este grupo de científicos se propone aliviar los fuertes impactos de las especies invasoras en los ecosistemas que cada vez se expanden más a raíz de las actividades humanas que le dan a los animales, insectos y plantas la oportunidad de entrar en nuevos territorios.

Hormigas invasoras. Foto: Unsplash Hormigas invasoras. Foto: Unsplash

Todd Palmer, ecólogo de la Universidad de Florida, quién rastreó los efectos de la invasión de las hormigas cabezonas en los hábitos de caza de los leones en Kenia, señaló: "A menudo descubrimos que son las cosas pequeñas las que gobiernan el mundo".

De acuerdo con el ecólogo, "estas diminutas hormigas invasoras aparecieron hace unos 15 años, y ninguno de nosotros se dio cuenta, ya que no son agresivas con las grandes criaturas, incluidas las personas. Ahora vemos que están transformando los paisajes de forma muy sutil, pero con efectos devastadores".

Los leones africanos al borde de la extinción. Foto: Unsplash Leones. Foto: Unsplash

Hormigas invasoras. Foto: Unsplash

Te puede interesar:

Fáciles e infalibles: los mejores trucos caseros para eliminar las hormigas para siempre

A menor vegetación, más dificultad para cazar cebras

Tras su llegada a Kenia, las hormigas invasoras comenzaron a eliminar a las locales, las acacias, que habían desarrollado una beneficiosa relación con los árboles espinosos que proporcionan cobijo y alimento a las hormigas y estas disuaden a los elefantes de no comer el árbol con sus punzantes mordeduras. Lo que cambió con la llegada de esta hormiga cabezona es que, al terminar con las locales, dejó a estos árboles vulnerables.

Esto provocó el avance de los demás animales sobre la cubierta arbórea provocando una disminución que supone un problema para los leones. Al no poder esconderse para emboscar a sus presas, sobre todo las cebras, no pueden atacarlas. Esto generó un descenso importante en la muerte de las cebras, aunque los investigadores comprobaron que no provocó un declive en la población de leones.

Estos felinos debieron cambiar su estrategia y preferencia a la hora de comer, por lo que se agruparon en grupos más grandes para cazar búfalos, según el autor principal del estudio e investigador de la Universidad de Wyoming, Douglas Kamaru. Si bien los leones se pudieron adaptar, la preocupación de los expertos se desplazó hacia las jirafas y el rinoceronte negro, en peligro crítico de extinción, ya que podrían estos dependían de las hormigas locales que fueron desplazadas por las hormigas cabezonas.