China avanza casilleros: adquirirá una parte del puerto alemán de Hamburgo

Tras la nueva reelección de Xi Jinping el pasado domingo, China está a punto de cerrar la adquisición de una parte del principal puerto de Alemania.

Por Kevin Bryan

Sábado 29 de Octubre de 2022 - 11:13

cosco embarcadero hamburgo foto reutersContenedores de la empresa COSCO (China Ocean Shipping Company) en el puerto de Hamburgo. Reuters

Beijing vuelve a la carga. A menos de una semana tardó Xi Jinping para mostrar los primeros movimientos de su tercer mandato como Presidente de China. Esta semana, se conoció que mediante la empresa naviera COSCO, de capitales estatales chinos, el gigante asiático se encamina a cerrar un histórico acuerdo y adquirir  una parte del estratégico puerto de Hamburgo, desde donde salen buena parte de las exportaciones alemanas hacia el mundo.

Por lo que trascendió públicamente, el acuerdo ya está listo, pero quedaría formalizado la semana entrante cuando Olaf Scholz, canciller alemán, visite Beijing y se reúna con su par chino, Xi Jinping. China ofreció -según lo trascendido- una suma muy significativa como para quedarse con el 35% del estratégico puerto, sin embargo, la operación se cerraría en una cifra cercana al 25%, por decisión de las autoridades alemanas.

Resistencias al interior de la Unión Europea

En medio de la guerra de Ucrania, y de la clara dependencia alemana del gas ruso hasta hace unos meses, no son pocas las voces que se levantaron contra la operación. Úrsula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, fue muy crítica con Scholz a quien señaló como responsable de una “nueva dependencia” esta vez de capitales chinos.

presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen Foto ReutersPresidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. Foto: Reuters

La postura de diversos socios de la Unión Europea, entre ellos los países bálticos, viene siendo de tratar de limitar los lazos con China, inclusive de recortarlos en la medida de lo posible. No son pocos quienes han hablado de China como una “amenaza” para los intereses europeos. Pese a las críticas de sus socios, Alemania mantiene su postura de que es imposible que el país recorte sus lazos con la segunda economía mundial, menos en este contexto.

Olaf Scholz, actual canciller alemán, defendió la operación comentando que el Estado alemán no puede seguir sosteniendo el control absoluto del puerto por un tema de costos en medio de los importantes esfuerzos que el país está haciendo sobre el sector energético. Recordemos que Alemania abandonó este año su histórico superávit comercial, debido a los aumentos en los precios de los servicios, por lo que existe una preocupación genuina de la administración alemana sobre los números rojos del país.

 canciller alemán Olaf Scholz foto EFECanciller alemán, Olaf Scholz. EFE

Hamburgo, solo una pieza más

En contra de lo que podría pensarse, la compra de una parte del puerto de Hamburgo no es la primera operación de este tipo que llevaría a cabo China en suelo europeo. De hecho, podría ser la coronación de una serie de operaciones que comenzaron hace más de una década.

La maniobra geopolítica de China para adquirir puertos, o acciones de los mismos, es un movimiento global, que se enmarca dentro de lo que se conoce como el “Collar de Perlas”, un corredor marítimo que comunica los principales puertos exportadores de China con el resto del mundo. Los dos pilares de la maniobra han sido China Merchants Port (CMP), un conglomerado de empresas chinas mixtas, con sede en Hong Kong; y COSCO, la empresa naviera estatal china por excelencia, con sede en Beijing.

Solo en Europa, la CMP es responsable del 45% de las acciones del puerto de Amberes, en Bélgica, el segundo más importante de Europa; así como del 25% de la terminal portuaria de Malta y el 24,5% del puerto de Marsella en Francia.

Por su parte, COSCO, tiene la totalidad de las acciones del estratégico e histórico puerto de El Pireo, en Grecia; así como el 85% del puerto de Brujas, el 51% del puerto de Valencia en España, el 40% del puerto de Vado en Italia, el 39% de la terminal portuaria de Bilbao, también en España; y, en última instancia, el 35% de las acciones del puerto de Rotterdam, en los Países Bajos, conocido por ser el puerto más importante de Europa.

Chinese Presidente Xi Jinping _ archivo foto ReutersPresidente de China, Xi Jinping. Foto: Reuters

De esta manera podemos ver claramente como Hamburgo no es una inversión inicial de China sobre el viejo continente, sino más bien, la coronación del circuito económico en sí. Con un porcentaje de acciones sobre el puerto de Hamburgo, China coronaría el acceso, con alguna terminal propia, sobre territorio del principal exportador de la Unión Europea, que es Alemania.

¿Por qué Alemania acuerda con China?

Para Alemania, China es un socio vital en su economía. También, es vital tratar de equilibrar las cuentas para el ministerio de economía alemán. En las últimas semanas, Roberto Habeck, ministro de economía del país, pronunció un discurso donde cuestionó a los Estados Unidos por vender gas licuado con un sobreprecio abrumador para sus socios europeos.

En medio de eso, no debemos pasar por alto que ocurrió el sabotaje del Nord Stream, la principal vía de gas natural desde Rusia hacia Alemania. Sabotaje que fue celebrado por algunos políticos estadounidenses pero que, no debemos olvidar, fue financiado íntegramente por Alemania. El golpe simbólico del Nord Stream puede estar llevando a que Alemania busque diversificar el vínculo con distintos socios, entre ellos China, que es también un adversario económico de los Estados Unidos.

banderas alemania y china foto ReutersReuters

Por lo pronto, la visita de Scholz a Beijing, en pocos días, nos dará un panorama más claro para comprender esta reconfiguración del vínculo entre Alemania y China, pese a las críticas internas, en medio del convulsionado escenario actual de la política internacional.

Acerca de nosotros Nuestro equipo Contacto Política de privacidad
Medios Canal26 Latina TV Tierra Mia Telemax Musictop

Canal 26 en vivo

© Canal 26 2022 Todos los derechos reservados