Reacciones internacionales: Alberto Fernández y otros líderes de la región condenaron con fuerza la violencia en Brasil

Mandatarios de Colombia, México y Chile también se expresaron al respecto a través de sus redes sociales por los incidentes en el Palacio de Planalto.

Por Canal26

Domingo 8 de Enero de 2023 - 17:57

Incidentes en el Palacio de Planalto 4, Brasil. Foto: Reuters.La invasión al Palacio de Planalto, Brasil. Foto: Reuters.

Los violentos incidentes ocurridos en el Congreso Nacional y el Palacio de Planalto (Brasil), como actos golpistas en contra del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, ya comenzaron a repercutir de manera internacional en diferentes países de latinoamérica.

El presidente Alberto Fernández repudió "el intento de golpe de Estado" en Brasilia y, como presidente pro tempore de la Celac y el Mercosur, llamó a los países miembros a unirse "en esta inaceptable reacción antidemocrática que intenta imponerse en Brasil".

"Quienes intentan desoír la voluntad de las mayorías, atentan contra la democracia y merecen no solo la sanción legal que corresponda, sino también el rechazo absoluto de la comunidad internacional", comenzó el mandatario argentino.

Alberto Fernández y Lula da Silva. Foto: NA.Alberto Fernández apoyó a Lula da Silva. Foto: NA.

Asimismo, pidió demostrar "con firmeza y unidad nuestra total adhesión al Gobierno elegido democráticamente por los brasileños que encabeza el presidente Lula"

"Estamos junto al pueblo brasileño para defender la democracia y no permitir Nunca Más el regreso de los fantasmas golpistas que la derecha promueve", concluyó Alberto, en su comunicado.

Santiago Cafiero, canciller argentino, expresó su "solidaridad" con el flamante mandatario brasileño. Además, suplicó por la "defensa de la democracia" en el país hermano de Argentina ante los intentos golpistas de los seguidores de Jair Bolsonaro.

"Frente a las acciones golpistas de la derecha en Brasil, manifestamos nuestra solidaridad con Lula y alzamos la voz en defensa de la democracia brasileña", escribió Cafiero, a través de su cuenta oficial de Twitter.

La invasión al Palacio de Planalto 2, Brasil. Foto: Reuters.Los seguidores de Bolsonaro destrozaron el Palacio de Planalto. Foto: Reuters.

Inundación en Acre, estado brasileño fronterizo con Perú y Bolivia. Foto: EFE

Te puede interesar:

"Una crecida histórica": más de 11.000 afectados por las lluvias en el estado brasileño fronterizo con Perú y Bolivia

Solidaridad y apoyo regional

Líderes de la región también salieron a manifestar de inmediato el apoyo y la solidaridad a Lula da Silva y a condenar con fuerza los actos de violencia contra la democracia en ese país.

Desde Colombia, el presidente Gustavo Petro afirmó que "el fascismo" decidió "dar un golpe" en Brasil, en referencia a los violentos sucesos llevados a cabo en el Congreso Nacional y, luego, en el Palacio de Planalto.

"Toda mi solidaridad a Lula y al pueblo de Brasil. El fascismo decide dar un golpe. Las derechas no han podido mantener el pacto de la no violencia. Es hora urgente de reunion de la OEA si quiere seguir viva como institución y aplicar la carta democrática", publicó Petro.

Y continuó con su pedido: "Propusimos que se fortaleciera el sistema interamericano de Derechos Humanos aplicando las normas vigentes y ampliando la carta a los derechos de la mujer, ambientales y colectivos, pero la respuesta son golpes parlamentarios o golpes violentos de la extrema derecha".

Los gobiernos de México y Chile también condenaron los actos actos violentos que están sucediendo en Brasil contra las sede de los tres poderes, en la capital.

"Rechazamos cualquier intento en contra de las instituciones democráticas que se ha dado ese pueblo hermano", dijo en su cuenta de Twitter el canciller mexicano, Marcelo Ebrard.

En tanto, el presidente chileno, Gabriel Boric, dijo en la misma red social que "el Gobierno de Brasil cuenta con todo nuestro respaldo frente a este cobarde y vil ataque a la democracia".

Asimismo, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, hizo declaraciones durante su primera visita a la frontera con México en El Paso, Texas, y consideró  "indignante" el ataque a los edificios de los poderes públicos en Brasil.

 

Notas relacionadas