Un cohete chino sin control obligó a cerrar varios aeropuertos en España

Se trata de un cohete de 8 toneladas. Afectó a las terminales de Cataluña, Palma, Aragón, Baleares y Navarra, entre otros.

Por Canal26

Viernes 4 de Noviembre de 2022 - 10:50

Demoras y cancelaciones en Aeropuerto de España. Foto: EFE.Demoras y cancelaciones en Aeropuerto de España. Foto: EFE.

Los restos de cohete chino fuera de control obligaron a España a cerrar durante 40 minutos parte de su espacio aéreo, interrumpiendo el transporte aéreo en varios aeropuertos, incluidos el de Barcelona.

Los vuelos se restringieron "totalmente" durante ese lapso en Cataluña, en el noreste, y en varias otras regiones debido al riesgo asociado "al paso del objeto espacial CZ-5B" por el espacio aéreo español, indicó el Servicio de Protección Civil de Cataluña.

El cierre del espacio aéreo, que comenzó a las 09.38 (05.38 hora argentina), también afectó a otras regiones del norte de España, añadió el organismo.

Los vuelos con destino a Barcelona, Tarragona y Reus, en Cataluña, e Ibiza y otros destinos fueron interrumpidos temporalmente como resultado del riesgo, dijo el operador aeroportuario español AENA.

Aeropuertos de todo el mundo colapsados por fallo informático de Microsoft. Foto: EFE

Te puede interesar:

Falla mundial de Microsoft: autoridades señalaron que los pasajeros afectados deben ser indemnizados

¿Qué pasó con el cohete?

El cohete, el Long March 5B (CZ-5B), despegó el lunes desde el sur de China para entregar el último módulo de una estación espacial china actualmente en construcción.

Los restos del cohete cayeron finalmente en el centro-sur del océano Pacífico a las 11.01 de la mañana, hora de España (07.01 hora argentina), dijo el Comando Espacial de Estados Unidos en un tuit.

Cuando los cohetes caen a la Tierra, la mayoría de ellos arden al volver en la reentrada en la atmósfera, aunque pueden sobrevivir trozos de gran tamaño.

China ya recibió críticas en el pasado por permitir que sus cohetes caigan a la Tierra sin control.

En julio, los restos de un cohete chino cayeron en el mar de Sulu, en Filipinas, lo que llevó a Washington a reprochar a Pekín que no compartiera información sobre el descenso del objeto potencialmente peligroso.

Notas relacionadas