Comienza el juicio por el asesinato del kiosquero Roberto Sabo

Leandro Suárez está imputado por haber asesinado a balazos al comerciante durante un asalto cometido en noviembre de 2021. El dolor de una familia que pide justicia.

Por Canal26

Martes 23 de Agosto de 2022 - 10:32

Nicolás Sabo, hijo del comerciante Ramos Mejía asesinadoNicolás Sabo, hijo del comerciante Ramos Mejía asesinado.

El Tribunal Oral en los Criminal N°2 de La Matanza da inicio al juicio contra Leandro Daniel Suárez, imputado por el crimen del comerciante Roberto Sabo asesinado a balazos en noviembre de 2021 durante un asalto a su local en Ramos Mejía.

El acusado de asesinato es un hombre de 30 años con antecedentes penales, oriundo de Ciudadela, está imputado por los delitos de robo agravado por el uso de arma de fuego y por la participación de un menor de edad, homicidio criminis causa, portación y tenencia ilegal de arma, robo agravado y hurto agravado, todos en concurso real entre sí.

El imputado, será juzgado por el Tribunal integrado por los magistrados Diego Burgueño, Arturo Gavier y Lucila Pacheco. La familia se presentó como particular damnificada en el expediente. Sus abogados son Humberto Prospero y Fernando Burlando.

 

Una mujer disfrazada de monja trasladó un cuerpo en una valija. Foto: NA.

Te puede interesar:

Escalofriante suceso en Chile: una cámara de seguridad captó a una monja llevando un cadáver en una valija

¿Cómo fue el asesinato de Sabo?

El asesinato del comerciante ocurrió el domingo 7 de noviembre de 2021. Suárez y una menor de 15 años llegaron hasta el kiosco a bordo de un remis que tomaron en Ciudadela. Armado con una pistola semiautomática 7,65 milímetros y un revólver calibre .22, el imputado le robó 10 mil pesos al comerciante y le disparó a quemarropa cuatro tiros.

Al momento de la huida, el presunto asesino y su cómplice le robaron el auto al remisero que los había trasladado, pero lo chocaron a los pocos metros. Decidieron ingresar a un supermercado de la zona para esconderse entre la gente y luego le robaron la moto a un repartidor pero no lograron concretar la escapada: finalmente fueron detenidos en la zona.

Durante la audiencia indagatoria, el imputado lloró ante el fiscal Federico Medone, que esclareció el caso en tiempo récord, y se negó a declarar: pidió que no le den perpetua. En tanto, para la adolescente, que en ese momento cursaba un embarazo, el fiscal del fuero juvenil pidió que le apliquen una medida de seguridad y la Justicia resolvió alojarla en un instituto de menores. Al tener 15 años es inimputable.

El mes pasado, cuando la familia de la víctima recibió la noticia de la confirmación del inicio del juicio, Nicolás -el mayor de los dos hijos del kiosquero- agradeció “el apoyo de la gente” y la “presión mediática” frente a la Justicia que “suele ser lenta y engorrosa”. “Esperamos, como todo lo indica, que le den perpetua. Eso no nos permitiría tener paz, pero sí hacer un cambio de página y decir que, de entre toda la mierda, algo salió bien y obtuvimos justicia”, reveló.

Notas relacionadas