Avanza el juicio a la pareja de espías rusos de élite que se hacían pasar por argentinos

Los acusados son María Rosa Mayer Muños y Ludwig Gisch, cuyas verdaderas identidades son Artem Dultsev y Anna Dultseva. Se enfrentan a 8 años de cárcel.

Por Canal26

Martes 18 de Junio de 2024 - 21:09

María Rosa Mayer Muños y Ludwig Gisch-Anna Dultseva y Artem Dultsev María Rosa Mayer Muños y Ludwig Gisch-Anna Dultseva y Artem Dultsev

María Rosa Mayer Muños y Ludwig Gisch, cuyas verdaderas identidades son Artem Dultsev y Anna Dultseva vivieron durante años en Argentina y luego se trasladaron a Eslovenia, donde fueron detenidos.

Ambos están acusados de ser espías rusos y en las próximas semanas se dictará la primera sentencia, siendo que si son hallados culpables de espionaje y de utilizar información falsa en documentos públicos, la pareja podría afrontar hasta ocho años de cárcel.

Refugiadas ucranianas en Suiza. Foto: Reuters.

Te puede interesar:

Un 44 % de los ucranianos cree que es momento de empezar negociaciones con Rusia, según una encuesta

La vida de la pareja

La familia vivía en una casa en Ljubliana, la capital eslovena, donde la mujer, María Mayer, tenía una galería de arte online, mientras que su supuesto esposo, Ludwig Gisch, regenteaba una empresa que brindaba software de seguridad.

Según el testimonio de los vecinos, llevaban una vida normal, hablaban inglés y español, al igual que sus supuestos hijos.habían dejado la Argentina en 2017 por los problemas diarios de inseguridad, de acuerdo a lo que habían comentado.

El matrimonio fue detenido por la policía eslovena, tras una denuncia anónima, mientras que los menores fueron derivados al servicio social de ese país.

Mayer y Gisch trabajaban para el servicio de inteligencia exterior ruso SVR que, a diferencia de los agentes de inteligencia rusos operan sin vínculos visibles con Moscú.

En realidad la pareja se había instalado en Eslovenia porque está dentro de la zona de Schengen, de libre circulación por Europa, que les permitía viajar para realizar diversas tareas de inteligencia.

Además, en la casa se encontraron grandes sumas de dinero en efectivo, que serían fondos para pagar a agentes o informantes rusos.

En caso de ser hallados culpables, podrían ser intercambiados ​por prisioneros estadounidenses como Paul Whelan y Evan Gershkovich, según informaron funcionarios al WSJ.

El periodista Evan Gershkovich. Foto: Reuters El periodista Evan Gershkovich. Foto: Reuters

Por su parte, el Kremlin ya expresó interés en recuperarlos, siendo que el pasado diciembre Putin afirmó en una conferencia de prensa que está dispuesto a escuchar una oferta de la Casa Blanca, aunque sin aludir a Gisch o Mayer Muños.

Notas relacionadas