Para Amnistía Internacional, la muerte del periodista de Reuters debe investigarse como crimen de guerra

Atacar directamente a civiles está prohibido por las leyes de los conflictos armados, como las Convenciones de Ginebra de 1949, ratificadas por todos los Estados miembros de la ONU.

Por Canal26

Jueves 7 de Diciembre de 2023 - 20:48

El Ejército israelí advirtió que no puede asegurar la seguridad de los periodistas en Gaza. Foto: Reuters. El Ejército israelí advirtió que no puede asegurar la seguridad de los periodistas en Gaza. Foto: Reuters.

Amnistía Internacional afirmó este jueves que los ataques de Israel en los que murió el periodista de Reuters Issam Abdallah y otras seis personas resultaron heridas en el sur de Líbano el 13 de octubre fueron probablemente un ataque directo contra civiles y deben investigarse como crimen de guerra.

Human Rights Watch (HRW), en un informe separado, reportó que los dos ataques israelíes fueron "un ataque aparentemente deliberado contra civiles y, por tanto, un crimen de guerra", afirmando que los responsables deben rendir cuentas.

La gente busca víctimas en el lugar de los ataques israelíes contra casas, en Rafah. Reuters La gente busca víctimas en el lugar de los ataques israelíes contra casas, en Rafah. Reuters

Según una investigación de Reuters publicada este jueves, un tanque israelí mató a Abdallah e hirió a los otros seis periodistas disparando dos proyectiles en rápida sucesión desde Israel mientras el grupo filmaba a distancia un bombardeo transfronterizo.

Un portavoz del gobierno israelí negó que sus fuerzas tuvieran como objetivo a no combatientes. "No atacamos a civiles", declaró el portavoz Eylon Levy en una rueda de prensa televisada, cuando se le preguntó por los informes de Reuters, Agence France-Presse, Amnistía Internacional y HRW.

Benjamín Netanyahu. Foto: REUTERS.

Te puede interesar:

Guerra en Gaza: Israel presentó un plan de evacuación de civiles en la previa de la incursión en Rafah

Periodistas víctimas de la guerra

El grupo de siete reporteros de AFP, Al Jazeera y Reuters llevaba chalecos antibalas y cascos azules, la mayoría con la palabra "PRESS" escrita en letras blancas.

Los reporteros se encontraban en la cima de una colina, en una zona abierta sin árboles ni edificios que pudieran ocultarlos de los puestos militares israelíes cercanos.

Atacar directamente a civiles está prohibido por las leyes de los conflictos armados, como las Convenciones de Ginebra de 1949, ratificadas por todos los Estados miembros de la ONU.

Enfrentamientos entre el Ejército Israel y Hamás. Foto: Reuters Enfrentamientos entre el Ejército Israel y Hamás. Foto: Reuters

AI dijo que su investigación descubrió "pruebas escalofriantes que apuntan a un ataque contra un grupo de periodistas internacionales que realizaban su trabajo informando sobre las hostilidades".

HRW afirmó que las pruebas indicaban que el Ejército israelí "sabía o debería haber sabido que el grupo de personas contra las que disparaba eran civiles". Ni Israel ni Líbano son signatarios de la Corte Penal Internacional, cuyos 124 Estados miembro aceptan su jurisdicción en el enjuiciamiento de crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y genocidio.

Notas relacionadas