Se suicidó Martyn Clarke, el futbolista de las Islas Malvinas que se probó en Boca

El "Palermo malvinense", como se lo conoció en su llegada al Xeneize, se quitó la vida. Su estadía en Buenos Aires había hecho que lo tildaran de "traidor".

Por Canal26

Miércoles 25 de Enero de 2023 - 14:34

Martyn Gilson-Clarke, futbolista malvinense que se probó en Boca. Foto: @juanlopezmoses.Martyn Gilson-Clarke, futbolista malvinense que se probó en Boca. Foto: @juanlopezmoses.

Martyn Gilson-Clarke, conocido por ser el malvinense que jugó en Boca a fines de la década del '90, se suicidó a los 42 años.

La muerte del ex deportista se produjo a mediados de diciembre pasado, pero trascendió este miércoles a partir de un mensaje de la familia enviado a un periodista.

Su llegada a Boca

Nacido en la ciudad inglesa de Plymouth, pero criado en Puerto Argentino, Gilson-Clarke era hijo de la encargada de un pub en Malvinas y de un veterano británico de la Guerra de 1982 y tuvo su momento de fama en 1999, cuando viajó a Buenos Aires para probarse en Boca, que había iniciado un año antes la Era Bianchi.

Su habilidad en el fútbol amateur malvinense, en el que se destacaba desde muy chico, había atraído la atención de un argentino: Esteban Cichello Hübner, el profesor de Lingüística que en 1995 llevó a Maradona a la Universidad de Oxford.

Tapa de Diario Ole sobre la llegada de Martyn Clarke a Boca. Foto: Ole

El 10 contactó a Cichello con Mauricio Macri, quien dio el visto bueno para que el joven isleño -que trabajaba como empleado de mantenimiento del Gobierno británico de Malvinas- se probara: "Yo no sé de qué va la cosa, pero si juega bien que venga, por supuesto que habrá alguien que lo vea", le dijo el mandatario xeneize al amigo de Maradona.

Su primer entrenamiento en Casa Amarilla fue seguido de cerca por cadenas de televisión británicas y sus compañeros del archipiélago pudieron ver cómo aquel lungo isleño se lucía en el fútbol grande.

"Me veo parecido a (Martín) Palermo. Sólo un poco, nada más. No soy tan bueno como él, pero soy fuerte, uso bien el cuerpo y tengo un buen cabezazo", afirmó el goleador isleño en declaraciones a la prensa argentina. "Todos los días sueño con jugar en la Bombonera", expresó.

Aquellas prácticas fueron con las inferiores del Xeneize, a cargo en ese entonces de Jorge Griffa, y tres semanas después sufrió una distensión en el muslo de la pierna derecha, que lo alejó varios días del césped y ahí se terminó su estadía en La Boca: "Sólo pido que me dejen recuperar y jugar un par de partidos para ganar ritmo y demostrar quién soy realmente como jugador", había planteado Gilson-Clarke en aquel momento.

Pese a su frustrado paso por el Xeneize, el joven pudo conocer a Maradona, ver un Boca-Independiente en la Bombonera en el mítico palco del 10 y hasta salir a comer con el astro: "Maradona lo invitó a comer pizza. Le daba el teléfono móvil de él para que hablara con su mamá, que estaba en las Islas", recordó Cichello en declaraciones periodísticas.

La continuidad de su carrera

Decidido a cumplir su sueño de jugar al fútbol en la Argentina, el malvinense se probó en Defensores de Belgrano y en El Porvenir, pero la suerte no lo acompañó y decidió regresar a Puerto Argentino: allí no fue bien recibido, ya que los isleños consideraron que se había prestado a una "campaña de propaganda" argentina y algunos lo tildaron de "traidor".

Pese al fallido paso por Buenos Aires, su carrera futbolística continuó, aunque sin demasiadas luces: jugó en el Connecticut Wolves, de la Segunda División de Estados Unidos, y después vistió la camiseta del Brentwood Town, un club regional del condado inglés de Essex.

Además, también pudo defender los colores de la Selección de las Falklands, ya que disputó tres ediciones (2005, 2009 y 2013) de los Juego de las Islas: incluso pudo anotar goles ante Saarema (Estonia), Åland (Finlandia) y Frøya (Noruega).

Notas relacionadas

 
Acerca de nosotros Nuestro equipo Contacto Política de privacidad
Medios Canal26 Latina TV Tierra Mia Telemax Musictop

Canal 26 en vivo

© Canal 26 2023 Todos los derechos reservados