Polémica en EEUU: el juez del juicio por fraude contra Trump denunció haber recibido "cientos" de amenazas

Arthur Engoron dictaminó una "orden mordaza" contra el expresidente estadounidense y sus abogados para impedirles realizar comentarios públicos sobre el personal del tribunal.

Por Canal26

Viernes 3 de Noviembre de 2023 - 22:35

Donald Trump, expresidente de EEUU. Foto: Reuters Donald Trump, expresidente de EEUU. Foto: Reuters

Arthur Engoron, juez que preside el juicio civil por fraude empresarial contra el expresidente estadounidense Donald Trump en Nueva York, se mostró preocupado luego de que su oficina haya recibido "cientos" de amenazas o muestras de acoso durante el proceso en forma de llamadas, mensajes de voz, correos electrónicos y paquetes.

El magistrado reveló los detalles en un documento publicado este viernes en el que argumentó las razones para ampliar a los abogados de Trump una "orden mordaza" -que ya le impuso a este al principio del juicio- para impedirle realizar comentarios públicos sobre el personal del tribunal.

Arthur Engoron del juicio civil por fraude empresarial contra Donald Trump. Foto: Reuters Arthur Engoron del juicio civil por fraude empresarial contra Donald Trump. Foto: Reuters

Engoron impuso esa orden al exmandatario cuando inició el juicio el pasado 3 de octubre, luego de que publicara un ataque personal contra su secretaria, mientras que ahora ordenó también que se aplique a sus dos abogados, quienes dijeron que los intercambio de notas entre el juez y su secretaria durante la sesión eran inapropiados.

En su nueva orden, el juez expresó que los secretarios son funcionarios contratados específicamente para ayudarlo y que trabajan como él estipula, lo que incluye ofrecer opiniones, información legal y responder a sus preguntas, a la vez que señaló que los acusados no tienen derecho a conocer sus comunicaciones confidenciales.

De esta manera, rechazó los argumentos de libertad de expresión de los abogados de Trump para referirse al personal del tribunal y dijo que su orden está hecha a medida para "proteger la seguridad" de los trabajadores, por lo que no tolerará "declaraciones" que contribuyan a una retórica política tensa y a la violencia.

Representación de Arthur Engoron y Donald Trump en pleno juicio. Foto: Reuters Representación de Arthur Engoron y Donald Trump en pleno juicio. Foto: Reuters

"El derecho de la Primera Enmienda de los acusados y sus abogados para hacer comentarios sobre mi personal está ampliamente superado por la necesidad de protegerlos de amenazas y daños físicos", manifestó.

Hasta el momento, Engoron sancionó a Trump por violar la orden con dos multas de 5.000 y 10.000 dólares, advirtiéndole que puede haber consecuencias más graves que incluyen la cárcel.

En el juicio, que durará hasta diciembre, se busca resolver las presuntas ilegalidades en la Organización Trump, como la falsedad documental, después de que el juez declarara al magnate, dos de sus hijos hijos y dos antiguos ejecutivos responsables de fraude continuado de manera sumaria.

En tanto, se espera que el próximo lunes comparezca como testigo el propio Trump, llamado por la Fiscalía, después de que ya lo hayan hecho sus hijos Donald Jr. y Eric, también acusados. Por su parte, Ivanka Trump, otra hija (que no está acusada), también testificará esa semana.

Encontrá más vídeos

Juicio por difamación contra Donald Trump. Foto: Reuters

Te puede interesar:

Caso de documentos clasificados: Trump acude a la inmunidad presidencial en busca de anular la causa

La otra "orden mordaza" que enfrenta Trump

Este viernes, un juzgado de apelaciones de Washington D.C. puso en pausa la "orden mordaza" dictada contra Trump para evitar que haga comentarios despectivos sobre los fiscales y testigos del proceso que enfrenta por tratar de revertir el resultado electoral de 2020.

Los abogados del expresidente habían argumentado que la orden por la jueza que supervisa el caso, Tanya Chutkan, eran demasiado vagas, y acusaron a la Fiscalía de no demostrar que los testigos o fiscales que fueron objeto de su ira se sintieran intimidados.

Chutkan decidió aplicar la orden en octubre, pero dejó claro que el exmandatario es libre de criticar al Gobierno y de asegurar que está siendo perseguido por motivos políticos. De todas maneras, la decisión del juzgado de apelaciones deja la orden sin efecto, mientras decide si estas restricciones son incompatibles con su derecho a la libertad de expresión.

La jueza ya había levantado brevemente esta "orden mordaza" la semana pasada, tras una apelación del equipo de Trump, pero la restauró poco después, luego de que publicara un mensaje en redes sociales llamando "trastornado" al fiscal especial Jack Smith, encargado del caso de las elecciones, y tratar a su exjefe de Gabinete Mark Meadows como un "cobarde mentiroso" si finalmente decide colaborar con la Fiscalía.

Notas relacionadas