Peligro en Brasil: aumenta la deforestación en el segundo ecosistema más grande del país

A través de imágenes satelitales, los expertos descubrieron que la sabana brasileña perdió 11.011 kilómetros cuadrados de vegetación.

Por Canal26

Martes 28 de Noviembre de 2023 - 20:55

La deforestación mundial aumentó un 4%, según un informe. Foto: EFE. La deforestación mundial aumentó un 4%, según un informe. Foto: EFE.

Avanza la deforestación en la sabana brasileña, el segundo ecosistema más grande después de la Amazonía. Según nuevos informes, ya perdió 322 kilómetros cuadrados más de vegetación que en el año 2022 y la situación preocupa a los especialistas.

A través de imágenes satelitales, los expertos del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales descubrieron que entre agosto de 2022 y julio de 2023, la sabana perdió un total de 11.011 kilómetros cuadrados a causa de la deforestación.

El estado más afectado por la tala de árboles en la región es Bahía, dónde hubo un aumento del 38%. Mientras que el segundo estado más dañado es Mato Grosso do Sul con una deforestación del 14%.

Deforestación. Foto: Reuters Deforestación. Foto: Reuters 

El incremento de la desaparición de vegetación en la sabana brasileña preocupa a los expertos, ya que en la zona la tala llegó a picos mayores del 30%.

La sabana brasileña, conocida como El Cerrado, cubre el 22 % del país y es reconocida por la amplia biodiversidad que guarda en su interior, dónde hay más de 11.000 tipos de plantas nativas y casi 200 especies de mamíferos.

Hojas secas. Foto: Unsplash.

Te puede interesar:

Papel de hojas secas de árbol, una alternativa que podría ayudar a frenar la deforestación

Los bosques en riesgos

Un reciente estudio reveló datos alarmantes. Gran parte de los bosques de la Amazonía, que no fueron dañados por la mano del hombre, están en peligro de desaparecer.

Deforestación en la Amazonia. Foto: Reuters Deforestación en la Amazonia. Foto: Reuters 

Desde la Red Amazónica de Información Socioambiental (RAISG) advierten que entre los años 1985 y 2022 desaparecieron 80 millones de hectáreas de este tipo de bosques en la Amazonía y que los bosques no protegidos son más vulnerables a las actividades agropecuaria, petrolera, minera y maderera.

Estas zonas, denominadas "bosques estables", mantuvieron su condición natural y son resguardados al estar clasificados como área natural protegida o por formar parte de territorios indígenas.