Disminuyó fuertemente la cantidad de personas con hambre bajo el gobierno de Lula en Brasil: ¿Cómo hizo?

Entre finales del 2022 y diciembre de 2023, el número de brasileños que sufrían inseguridad alimentaria se redujo en 8 millones de personas.

Por Canal26

Martes 12 de Marzo de 2024 - 14:59

Lula da Silva, presidente de Brasil. Foto: EFE. Lula da Silva, presidente de Brasil. Foto: EFE.

La cantidad de brasileños que pasan hambre llegó en diciembre de 2023 a 20 millones de personas, bajando respecto de la cifra anterior, a finales de 2022, cuando eran en total 28 millones de ciudadanos. El decrecimiento de este número corresponde al primer año de esta gestión del presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Las cifras fueron estimadas por un estudio del Instituto Hambre Cero, contratado por el Gobierno de Brasil, según el cual 8 millones de personas dejaron de pasar hambre y otras 12 millones dejaron de padecer lo que se llama inseguridad alimentaria moderada en 2023.

Pobreza en Brasil, foto gentileza El País Pobreza en Brasil, foto: X. @El País.

La inseguridad alimentaria moderada y grave, que es cuando una personas no tiene poder adquisitivo o forma de acceder a suficientes alimentos que aporten a su salud y bienestar general, llegó a un pico del 32,8 % de la población a finales de 2021, y ahora bajó hasta el 20,7 % de los brasileños al final de 2023. Sin embargo, esta mejoría ocurrió a un ritmo desigual.

La manera más grave de inseguridad alimentaria, el hambre, lleva dos años de tendencia a decrecida, desde inicios de 2022, pero, según la investigación del Instituto, la inseguridad alimentaria moderada solo empezó a registrar una mejoría desde que empezó el 2023, cuando Lula asumió como presidente en el lugar que ocupaba Jair Bolsonaro.

Bolsonaro, ante una multitud en Río de Janeiro. Foto: Reuters

Te puede interesar:

Multitudinaria marcha en apoyo a Bolsonaro: el expresidente brasileño defenestró a Lula y elogió a Elon Musk

Las causas del decrecimiento de la inseguridad alimentaria en Brasil

Las causas para la mejoría de las estadísticas del último año fueron el incremento significativo del salario mínimo y la extensión del Bolsa Familia, principal programa de distribución de subsidios a las personas bajo la línea de pobreza, según subrayó la Presidencia en un comunicado.

Esta mejoría permitió que la inseguridad alimentaria en Brasil regresara a los niveles de inicios de 2020, antes de que la crisis económica generada por la pandemia de la Covid-19 hiciera crecer exponencialmente la cifra de hambrientos.

"Aunque aún tenemos un largo camino por delante, el éxito de medidas como el aumento del salario mínimo y de los recursos del programa Bolsa Familia, así como la reducción de la inflación, demostraron que podemos volver a retirar a Brasil del mapa del hambre", aseguró el director del Instituto Hambre Cero, José Graziano.

Lula da Silva en la Cumbre de los BRICS. Foto: EFE. Lula da Silva en la Cumbre de los BRICS. Foto: EFE.

Los programas de lucha contra la pobreza llevados adelante por Lula en sus primeros mandatos (2003-2010) y por su sucesora, Dilma Rousseff, permitieron que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) retirara a Brasil del llamado mapa del hambre en 2014, cuando se estimaba que solo el 0,7 % de la población tenía desnutrición crónica.

Pero la FAO -de la que Graziano fue director entre 2011 y 2019- volvió a poner a Brasil en su mapa en 2022 después de constatar que cerca de 10,1 millones de personas, según sus criterios, no comían en el país, el equivalente al 4,7 % de la población.

Para volver a salir del listado negativo, Brasil necesita disminuir a menos de 5,5 millones la cantidad de ciudadanos con hambre (menos del 2,5 % de la población) por tres años seguidos, es decir que ello solo podrá ocurrir en 2026 o 2027 en caso de que se mantenga el actual ritmo de reducción. 

Notas relacionadas