La inflación en Japón marcó un récord anual que no se registraba desde 1981

El nuevo récord pone en la mira al Banco de Japón, entidad que elige desde hace más de una década una política acomodaticia.

Por Canal26

Viernes 23 de Diciembre de 2022 - 14:39

Inflación en Japón. Foto: REUTERSInflación en Japón. Foto: REUTERS.

La inflación de Japón marcó un máximo inédito desde 1981, tras registrar una suba interanual de 3,7% interanual en noviembre, impulsada por alimentos procesados y energía.

El nuevo récord pone en la mira al Banco de Japón, entidad que -a contramano de los principales bancos centrales del mundo- elige desde hace más de una década una política acomodaticia con la idea de que la alta inflación impulsaría un aumento de los salarios y, por ende, del consumo, en una economía estancada desde los '90.

Sin embargo, los salarios siguen corriendo por detrás y llevan siete meses de retroceso frente a la inflación.

Esta semana, la entidad monetaria nipona abrió de forma sorpresiva la posibilidad a que el rendimiento de los bonos públicos a 10 años suba hasta 0,50% en lugar del tope de 0,25% que había mantenido anteriormente, lo cual el mercado lo entendió como un paso previo a un aumento de las tasas de interés.

Ballena. Foto: Rewilding Argentina.

Te puede interesar:

Japón: el calentamiento global provoca que aumente el número de ballenas varadas en el oeste del país

¿Cambios en la política económica?

Hay motivo para un cambio en la política monetaria: la inflación núcleo -que excluye los valores de la energía y los alimentos- ya lleva ocho meses superando la meta del 2% anual del banco central y, en noviembre, totalizó 2,8%.

“Un cambio en la política podría ocurrir en primavera luego de que el nuevo gobernador del banco tome el puesto”, analizó Koya Miyamae, economista de SMBC Nikko Securities a la agencia Bloomberg.

Sin embargo, Haruhiko Kuroda, actual gobernante cuyo mandato finalizará en abril próximo, tiene un historial de realizar cambios de 180 grados en sus políticas.

“Kuroda puede hacer decir algo completamente distinto de lo que viene diciendo, por lo que el mercado permanece escéptico”, agregó Miyamae.

Para morigerar el impacto de la inflación, el primer ministro, Fumio Kishida dispuso medidas de alivio incluyendo US$ 295.000 millones en gastos fiscales como subsidios dirigidos a rebajar las facturas de electricidad en un 20% y hacia los combustibles.

Tanto el Gobierno como el Banco de Japón estiman que la inflación volverá a caer por debajo de 2% anual el próximo año.

Notas relacionadas