"Bio-concreto": cómo son las baldosas ecológicas creadas con bacterias que reducen la contaminación

El cemento es uno de los recursos más usados en el mundo, después del agua, y es uno de los principales emisores de gases de efecto invernadero.

Por Canal26

Jueves 18 de Abril de 2024 - 21:45

Las biobaldosas . Foto:  Stone Cycling Las biobaldosas . Foto: Stone Cycling

La industria de las construcciones es una de las más contaminantes del planeta y los materiales que utiliza tienen un alto impacto ambiental. Para mitigar sus efectos nocivos, una empresa neerlandesa creó ladrillos ecológicos que se producen con de bacterias y de forma sustentable.

La empresa Stone Cycling desarrolló las denominadas "BioBasedTiles", baldosas elaboradas con residuos agrícolas como cáscaras de arroz, trigo y cebada, que reemplazan al cemento, uno de los principales emisores de gases de efecto invernadero. 

Estos ladrillos ecológicos son 100% biodegradables y compostables, es decir, que cuando ya no son útiles para las construcciones, pueden tener una segunda vida. También son un 20% más livianos que las baldosas convencionales y reducen la carga en los edificios.

Las biobaldosas . Foto:  Stone Cycling Las biobaldosas . Foto: Stone Cycling 

Las biobaldosas se curan en 72 horas a temperatura ambiente, lo que elimina la necesidad hornos de alta potencia. Además, son tres veces más resistentes que los ladrillos de concreto y pueden usarse tanto en espacios interiores como exteriores.

Por otro lado, las BioBasedTiles tiene excelentes prestaciones acústicas, por lo que son un elemento clave para potenciar el aislamiento de ruido. Este recurso promete revolucionar la industria de la construcción y combatir la contaminación de los últimos 200 años. 

Playas europeas. Foto: EFE

Te puede interesar:

Bandera azul: qué es, cómo los países la obtienen y por qué es un triunfo para el medio ambiente

¿Cómo se crea el bioconcreto neerlandés?

La clave de las baldosas sustentables es su sorprendente fabricación, que se hace en tres pasos: 

  1. Trituran los residuos de construcción hasta convertirlos en arena reciclada.
  2. Mezclan esta arena con una matriz de hongos y bacterias no patógenas que actúan como un pegamento natural.
  3. Vuelcan la mezcla en moldes para dar forma a las baldosas.

Construcción, obra, cemento. Foto: Unsplash Construcción, obra, cemento. Foto: Unsplash

Este proceso es totalmente diferente al usado actualmente por la industria moderna, porque no emite residuos ni humo cuando se somete a elevadas presiones. El nuevo hormigón es una revolución que podría ayudar a mitigar los efectos del cambio climático.

Notas relacionadas