Los distintos tipos de sommier y su importancia

¡El sommier no es solo el colchón! Aunque muchas personas no lo tengan en cuenta, la base de la cama tiene un rol fundamental tanto en la comodidad general como en la vida útil del colchón.

Por Canal26

Martes 30 de Enero de 2024 - 11:41

Foto: sommier Foto: sommier

El sommier suele pasar desapercibido a favor de los colchones al momento de una compra. De todas formas, no podemos culparlos: son pocos quienes realmente saben lo suficiente sobre estos como para poder tomar una decisión informada.

Por qué no se debe despertar a los perros de sus pesadillas. Foto: Unsplash.

Te puede interesar:

Prohibido interrumpir: por qué no se debe despertar a los perros mientras tienen un mal sueño

Los distintos tipos de sommier

De la misma forma que existen varios tipos diferentes de colchones, la experiencia que tengamos con un sommier va a cambiar mucho según su tipo.

Antes de entrar en profundidad sobre cada uno en particular, no podemos dejar de mencionar que difícilmente haya uno mejor que otro. Al final del día esto va a depender de sus necesidades y preferencias personales.

Aunque algunas bases no destacan para el público general, algunos usuarios con necesidades particulares pueden encontrar en ellos el sommier ideal en el que puedan dormir como un pingüino.

Dormir. Foto: Unsplash

Te puede interesar:

Sueño profundo: un estudio determinó la razón por la que algunos pueden tomar café sin desvelarse

La base de láminas

Vamos a continuar ahora con uno de los sommiers más populares del mercado: el de láminas.

Esto es probablemente lo primero que se les viene a la mente cuando piensan en un sommier. El somier de láminas consiste en, como su nombre lo indica, láminas de un material alineadas a lo largo del mueble.

Aunque en general estas son tradicionalmente de madera, también podemos encontrar sommieres de láminas flexibles. Estos ofrecen una experiencia un tanto diferente a las tradicionales bases de madera, aunque funcionan con el mismo principio.

De todas maneras, al consistir de menos material, (ya que se aprovecha el espacio entre las láminas) este suele ser el tipo de sommier más económico. Adicionalmente, en el caso de que por X o Y razón este se moje, no va a concentrar tanta humedad en su parte inferior, puesto que va a tener más ventilación.

Sin embargo, también es verdad que este tipo de soporte es más propenso a roturas, puesto que cada lámina individual es una oportunidad de daño.

Dormir, descanso, sueño. Foto: Unsplash

Te puede interesar:

Por qué las personas duermen mejor cuando hay lluvia, según Harvard

Sommier con cajones

Pasemos ahora al que quizá sea el sommier más práctico de la lista: el sommier con cajones. Este aparece como un compañero ideal para economizar espacio, siendo especialmente útil en los hogares pequeños.

En general, un sommier ocupa una buena porción del espacio de la habitación. Si uno vive en un monoambiente, rápidamente nuestra casa puede reducirse en buena parte a espacio para la base de sommier y el colchón.

Acá es donde entran los sommier con cajones. Estos aprovechan al máximo el espacio al contar con una serie de cajones en su interior. Son indistinguibles de los cajones regulares: son amplios, discretos y pueden aumentar el espacio de nuestro cuarto evitando la necesidad de comprar un ropero.

Solo con imaginar el tamaño que puede llegar a tener un sommier de dos plazas nos da una idea del espacio que ganamos en cuanto a cajones.

Foto sommier Foto: sommier

Frutas, kiwi. Foto: Unsplash

Te puede interesar:

La fruta que ''lo puede todo'': ayuda a conciliar el sueño, eliminar el estrés y controlar la ansiedad

Somier abatible

Siguiendo la misma línea que el tipo de sommier anterior está el sommier abatible. La idea es fundamentalmente la misma, aunque su ejecución cambia un poco. Acá, en vez de contar con cajones individuales, toda la base de la cama puede levantarse para exponer un gran espacio.

Dentro de este, podemos almacenar cosas más grandes o subdividirlo en cajones para las más pequeñas.

Adicionalmente, acá tenemos la obvia ventaja de que nos encontramos con un espacio mucho más discreto. De esta forma, podemos verlo también como una oportunidad para colocar cajas de seguridad o otros bienes que queramos guardar con particular cuidado.

Dormir, descanso, sueño. Foto: Unsplash

Te puede interesar:

El sueño ideal: ¿cuántas horas debe dormir una persona mayor de 40 años?

Sommier sillón

Para cerrar nuestra lista les presentamos al sommier sillón. Aunque estos son muy conocidos si hablamos de aquellos modelos individuales, a algunos lectores quizá les sorprenda saber que también existen modelos dobles.

Estos pueden transformarse rápidamente de una cama de dos plazas a un sillón amplio. El sommier logra esto con base en una serie de mecanismos plegables que le permiten pasar de un estado al otro en segundos.

En general, el mejor uso que vamos a poder darle a estos sommiers es en los monoambientes. No son pocas las personas que viven en estos departamentos y buscan poder usarlo como un living normal cuando vienen visitas.

Con el sommier cama se abre la posibilidad de hacerlo y distinguir de forma más clara nuestro cuarto del living, aunque sean realmente el mismo espacio.

Dormir, descanso, sueño. Foto: Unsplash

Te puede interesar:

La técnica para relajarse y conciliar el sueño, según la Inteligencia Artificial: ¿de qué se trata?

¿Puedo no usar un sommier?

Antes de terminar, creemos que es importante repasar el porqué de los sommieres. Algunas personas, sobre todo los jóvenes recién mudados, suelen restarle importancia a una base apropiada para su colchón, prefiriendo poner el colchón directamente en el piso.

Muchos podrían tomar inspiración de los japoneses u otros pueblos asiáticos, quienes tradicionalmente no utilizan sommieres en sus colchones.

Esto no es recomendable, en absoluto. El contacto directo con el suelo hace que la fuerza no se distribuya de forma pareja, ya que nuestro cuerpo no tiene un peso uniforme. Con esto queremos decir que no somos como un cubo de hielo o una lata de tomate: algunas partes de nuestro cuerpo pesan más que otras.

Este desbalance crea zonas donde se recibe más peso y otras donde hay menos, lo que puede hacer que el colchón se dañe más rápido con el tiempo. Adicionalmente, en el caso de los colchones delgados, el soporte que recibe nuestra espalda podría no ser el adecuado.

Incluso cuando hablamos de las antes mencionadas camas japonesas, estas cuentan con una base especial que separa el colchón del suelo, aunque esta no se vea de forma directa.

Como habrán podido ver, hay una enorme variedad de tipos distintos para elegir, por lo que con un poco de tiempo seguramente va a encontrar su base o sommier ideal.