Médicos Sin Fronteras habló sobre la dramática situación sanitaria en Gaza: "Hay un baño para 600 personas"

Canal 26 dialogó con Carolina Heidenhain, directora del área de comunicación de la ONG y vocera, para conocer la situación sanitaria en la zona de conflicto entre Israel y Hamás.

Por Ilana Yablonovsky

Jueves 21 de Diciembre de 2023 - 08:27

Médicos Sin Fronteras en Gaza. Foto: x @MSF. Médicos Sin Fronteras en Gaza. Foto: x @MSF.

Los cuerpos se acumulan envueltos en sábanas blancas en los hospitales de la Franja de Gaza que no dan abasto por la saturación de sus servicios. Niños, adultos y personas mayores heridas entran y salen constantemente de los centros médicos. En el norte del enclave palestino, muchas instituciones dejaron de funcionar por los permanentes bombardeos del Ejército israelí y la falta de suministros básicos para atender pacientes como el combustible, la energía, los medicamentos, el agua y la comida.

Médicos Sin Fronteras en Gaza. Video: EFE.

Como ya lo demostraron durante la pandemia del coronavirus, en la primera línea de la batalla sanitaria se encuentran los profesionales de la salud que curan a las personas que necesitan ayuda, empleando todos los medios posibles que tienen al alcance de la mano. Este escenario del horror es el terreno en el que trabajan los Médicos sin Fronteras (MSF).

“Médicos sin Fronteras es una organización humanitaria internacional, que como nuestro nombre indica, brinda asistencia médica de emergencia ante las grandes crisis humanitarias del mundo; bien sean conflictos armados, epidemias o desastres naturales. Lo hacemos siempre basados en los principios de independencia y neutralidad”, cuenta Carolina Heidenhain, directora del área de comunicación de la ONG. “Vamos allí donde vemos que hay necesidades de atención y acceso a la medicina y donde, por diferentes razones, las estructuras locales no tienen la posibilidad de brindar esa atención”, agregó la vocera sobre el trabajo de la entidad.

Médicos Sin Fronteras pidiendo un alto al fuego en Nueva York. Foto: Reuters. Médicos Sin Fronteras pidiendo un alto al fuego en Nueva York. Foto: Reuters.

MSF nació en Francia en el año 1971 y desde hace décadas trabaja en la conflictiva zona de Oriente Medio. “La Franja de Gaza y Cisjordania enfrentan hace décadas un sistema de salud extremadamente vulnerable y eso hizo que MSF ya desde 1989 estuviese presente brindando distintos tipos de atención médica” en el lugar, añadió la portavoz de la organización.

“Previo a esta escalada del conflicto, llevábamos trabajando en distintos hospitales de la Franja hace tiempo, brindando atención quirúrgica, atención primaria, atención en salud mental”, contó la Heidenhain sobre algunas de las tareas que llevaban a cabo en la zona. Entonces agregó que “después del 7 de octubre -el día del atentado de Hamás a Israel- las necesidades crecieron y se reconvirtieron”.

Cisjordania. Foto: Reuters.

Te puede interesar:

Según EEUU, los asentamientos israelíes en la Cisjordania ocupada vulneran la legislación internacional

El riesgo de atender en una zona de conflicto

En este sentido, la vocera de Médicos sin Fronteras advirtió que “está siendo extremadamente difícil brindar esa atención. Si bien nuestros equipos internacionales migraron o se desplazaron hacia el sur -de Gaza- por los bombardeos en el norte, muchos de nuestros colegas palestinos decidieron quedarse brindando atención en muchos de los hospitales del norte bajo condiciones extremadamente complejas”. “Actualmente seguimos brindando atención en varios hospitales y clínicas del sur" del enclave palestino, añadió la Heidenhain.

Médicos Sin Fronteras en Gaza. Video: Reuters.

Una parte importante del cuerpo médico de la organización es palestino y no solo atiende pacientes, sino que padece las hostilidades y la falta de insumos básicos junto a sus familiares y amigos. “En la Franja de Gaza tenemos 300 colegas gazatíes y son ellos los que son los verdaderos héroes. Nunca usamos esa palabra. Pero realmente bajo una situación de bombardeo indiscriminado, de completa falta de insumos médicos, siguieron brindando asistencia. Y en algunos casos tenemos que lamentar el fallecimiento de tres colegas hasta ahora, en distintos bombardeos”, se lamentó la vocera.

“Dos de nuestros colegas trabajaban en el hospital Al Auda en el norte de Gaza. Fueron alcanzados por un bombardeo y perdieron la vida además, de que otros colegas terminaron heridos. Y este es solo un caso”, detalló la portavoz al ser consultada sobre las situaciones en las que murió el personal de la organización.

Médicos Sin Fronteras en Gaza. Foto: x @MSF. Médicos Sin Fronteras en Gaza. Foto: x @MSF.

“También hemos tenido un técnico de laboratorio de MSF que perdió la vida junto a muchos de sus familiares en un bombardeo al lugar donde se alojaba”, agregó sobre la tragedia que acecha a los profesionales de la salud en la zona.

"Los hospitales, el personal de salud deberían ser protegidos en el marco del conflicto, de acuerdo con el derecho internacional humanitario y esto no ha sido así”.

La falta de suministros es otro de los grandes asuntos que complican la atención médica en el enclave palestino. En este sentido, servicios enteros dejaron de funcionar en algunos hospitales por no contar con electricidad o combustible. “Hubo una enorme dificultad, como es de común conocimiento, para hacer ingresar los distintos insumos y necesidades de ayuda humanitaria a la Franja”, precisa Heidenhain en relación al bloqueo. “Lo que ha podido ingresar hasta ahora es solo una gota en el océano de las necesidades, e incluso a nosotros, que como organización humanitaria que está acostumbrada a trabajar en contextos complejos de guerra, nos ha sido muy difícil hacer ingresar insumos”, enfatizó.

Médicos Sin Fronteras pidiendo un alto al fuego en Nueva York. Foto: Reuters. Médicos Sin Fronteras pidiendo un alto al fuego en Nueva York. Foto: Reuters.

“Al mismo tiempo hay hospitales que, si bien lamentablemente a lo largo de este conflicto no demostraron ser sitios seguros como deberían serlo, todavía mucha gente se acerca a ellos como una manera de intentar protegerse”, contó.

Cuando se le consultó a la directora del área de comunicación de MSF qué servicios cerraron hasta el momento, ella respondió que "muchos de los hospitales en Gaza tuvieron a lo largo de estos meses que ir cerrando ya sea por la falta de insumos, de electricidad o por los mismos daños que sufrieron por bombardeos. En otros casos, por ejemplo, hace algunas semanas, los equipos de MSF tuvieron que irse de dos clínicas que estaban apoyando en la zona sur porque el Ejercito israelí demandaba la evacuación ya que podían recibir bombardeos, con lo cual el acceso de la población a la atención en salud es escasísimo”, enfatizó.

Guerra en Gaza. Foto: EFE

Te puede interesar:

Cifras del horror: los muertos en la Franja de Gaza se acercan a 30.000 tras los nuevos ataques israelíes

Las consecuencias sanitarias de la catástrofe en Gaza

En este contexto, como afirma la vocera, “los médicos están haciendo todo lo que pueden”. “Tenemos un equipo principalmente quirúrgico en los hospitales en el sur de Gaza que está haciendo básicamente cirugía a heridas, tratamiento de quemaduras, ese tipo de atención”, detalla la portavoz de MSF.

Una ambulancia se estrelló contra el hospital Al Shifa donde trabajan los Médicos sin Fronteras en Gaza. Foto: x @MSF. Una ambulancia se estrelló contra el hospital Al Shifa donde trabajan los Médicos sin Fronteras en Gaza. Foto: x @MSF.

Otro de los condicionantes de la desastrosa situación son los desplazamientos del norte al sur de la Franja, como producto de las evacuaciones y bombardeos que hizo Israel. Hasta el momento, un 85% de la población gazatí tuvo que abandonar su hogar e irse al sur, donde se vive un cuadro grave de hacinamiento.

“En las áreas o en los campos de desplazados hay un baño para 600 personas o más, con lo cual te podés imaginar la situación”, describe la portavoz de Médicos sin Fronteras. En este sentido, advierte que “nuestros equipos como resultado de este hacinamiento están viendo distintos tipos de enfermedades como diarrea, infecciones de la piel, distintas enfermedades que son consecuencia directa” de esta situación. Además, agrega que la falta de alimento y agua profundiza esta propagación de enfermedades entre la población gazatí.

“En este momento, en las áreas o en los campos de desplazados hay un baño para 600 personas o más, con lo cual te podés imaginar la situación”.

Ante esta situación, el pedido es claro. “Un cese del fuego consistente y que se permita el ingreso irrestricto de la ayuda humanitaria de todo tipo. Insumos, como comida o la misma gasolina que se requiere que es completamente necesaria para brindar una ayuda que hoy no se está pudiendo dar”, enfatiza Carolina Heidenhain. “La situación que están reportando nuestros equipos presentes en Gaza es catastrófica”, concluyó.

Notas relacionadas