Gran Hermano: el incómodo momento que vivió Sabrina en la cama con Alan

La participante estaba por dormirse en su habitación cuando el hermanito entró y no quería irse, a pesar de que ella le pidió en reiteradas ocasiones que la dejara tranquila.

Por Canal26

Domingo 14 de Enero de 2024 - 15:02

Sabrina y Alan de Gran Hermano. Foto: captura Telefe. Sabrina y Alan de Gran Hermano. Foto: captura Telefe.

En la noche del sábado, los participantes Alan y Sabrina vivieron una incómoda situación en Gran Hermano que llamó la atención de todos sus fans, quienes viralizaron el video en redes.

Todo empezó cuando Sabrina se acostó en su cama y Alan entró para dialogar con ella. Sin embargo, en una búsqueda de intimidad, el joven se acostó sobre la participante. Al principio se lo tomó bien, pero luego se tornó algo incómodo, ya que el diálogo, que comenzó con risas, terminó con un pedido de distancia.

“Dale, ay dale, salí. Salí que le das contenido a la cámara”, lanzó Sabrina. Sin embargo, lejos de aceptar lo que le decía su compañera, Alan respondió: "Dejame, dejame porque no salgo. Yo no voy a salir".

El momento incómodo que vivieron Alan y Sabrina en Gran Hermano. Video: Telefe.

Lisandro Navarro en la puerta del confesionario de GH. Foto: captura de video.

Te puede interesar:

Lisandro se mostró "desanimado" en la fiesta de cuarteto y creen que quiere abandonar la casa de Gran Hermano

"¿Podés salir?"

“Ay, me estás apretando, mal. ¿Podés salir? Salí, salí, salí”, lanzó Sabrina mientras intentaba que su compañero de Gran Hermano se moviera del lugar. Luego de todos estos pedidos, Alan siguió arriba de ella, hasta que finalmente se bajó.

Alan y Sabrina charlando en la casa de Gran Hermano. Foto: captura Telefe. Alan y Sabrina charlando en la casa de Gran Hermano. Foto: captura Telefe.

En ese momento, se puso a su lado e intentó seguir con el diálogo: “Bueno. ¿No tenés miedo?.¿No te parece que hay algo con esto a lo oscuro? Algo colgado. Parecen todos cuerpos colgados”, le preguntó, haciendo referencia a la ropa que estaba colgada. “No, no, dale, dale. Me quiero dormir, estaba rezando”, le respondió Sabrina, notablemente agotada por la actitud de su compañero.

Notas relacionadas