Cese en la producción nuclear argentina: se detuvo la construcción de los reactores CAREM-25 y RA-10

La construcción de ambos proyectos quedó paralizada por la cesantía de 100 trabajadores que participaban de las obras.

Por Canal26

Miércoles 3 de Abril de 2024 - 09:09

Construcción del prototipo del reactor CAREM-25. Foto: argentina.gob.ar. Construcción del prototipo del reactor CAREM-25. Foto: argentina.gob.ar.

El reactor nuclear CAREM-25, el proyecto de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) que prometía posicionar a Argentina en el mercado global de tecnología nuclear con potencial exportador, fue paralizado tras la terminación de contratos de 100 trabajadores que participaban en la construcción.

Originalmente diseñado para generar 25 megavatios eléctricos (de ahí su nombre), el CAREM-25 evolucionó en su ingeniería y tecnología, proyectando una capacidad superior a los 32 MWe. A modo de ejemplificación, esta cifra equivale a abastecer a una población de alrededor de 120 mil habitantes.

Construcción del prototipo del reactor CAREM-25. Foto: argentina.gob.ar. Construcción del prototipo del reactor CAREM-25. Foto: argentina.gob.ar.

El CAREM es el primer reactor nuclear de potencia íntegramente diseñado y construido en el país y, según informó la propia CNEA, tiene una gran proyección para el abastecimiento eléctrico de zonas alejadas de los grandes centros urbanos o de polos fabriles e industriales con alto consumo de energía.

Paralelamente, se detuvo también el avance en las obras del Reactor Nuclear Argentino Multipropósito RA-10 debido a restricciones presupuestarias. Este reactor, ubicado en el Centro Atómico, tendría un impacto estratégico en áreas clave como la salud, la ciencia, la tecnología y la industria.

Un investigador camina entre los escombros para comprobar el nivel de radiación tras el incendio y explosión en la central nuclear de Tokaimura, al norte de Japón. Reuters

Te puede interesar:

El accidente de radiación nuclear de Tokaimura

El impacto del freno a la producción nuclear

La decisión de frenar estos proyectos generó preocupación entre expertos y actores del sector. El ex ministro de Ciencia y Tecnología, Daniel Filmus, advirtió: “Paralizar la construcción del CAREM y el RA 10 es de una gravedad enorme. Implica detener el avance tecnológico soberano en una de las áreas donde la Argentina es vanguardia en el mundo y una oportunidad única de exportar conocimiento”. 

Características del CAREM-25. Foto: X / Eduardo Gigante. Características del CAREM-25. Foto: X / Eduardo Gigante.

El ingeniero Eduardo Gigante, especialista en energía y litio, recalcó la importancia estratégica del CAREM y el RA-10, afirmando que representan una trayectoria de más de 70 años en el desarrollo nuclear argentino. 

“Argentina podría aumentar su producción de radioisótopos medicinales, comercializar silicio dopado por transmutación neutrónica, producto muy muy demandado mundialmente para la producción de chips de computadoras de alta potencia, y un sinfín de servicios a la ciencia y tecnología”, “Este error será caro para la nación”, aseguró el especialista.

En este contexto, la doctora en bioquímica Andrea Gamarnik subrayó que el CAREM-25 ya contaba con solicitudes de exportación. Sin embargo, concluyó en que detener su construcción no solo afectará las oportunidades de negocio, sino que también representa un retroceso para el país en términos tecnológicos y de desarrollo.