La ambiciosa apuesta de China: ser el nuevo epicentro de la diplomacia mundial

Mientras Estados Unidos continúa con sus esfuerzos sobre Ucrania, intentando contener a Rusia; China muy sigilosamente realiza estratégicos movimientos a su favor.

Por Kevin Bryan

Sábado 15 de Abril de 2023 - 12:03

Lula da Silva se reúne con el presidente chino Xi Jinping en Beijing_ReutersEl presidente de Brasil, Lula da Silva se reúne con el presidente chino Xi Jinping en Beijing. Reuters

El tablero internacional viene presentando importantes movimientos y novedades desde el pasado año cuando Rusia invadió Ucrania e indudablemente alteró buena parte del sistema internacional, en relación a la configuración de las alianzas y la pugna entre los actores ya consolidados como Estados Unidos y la Unión Europea, así cómo los emergentes, véase China, Rusia, India y otros países.  

Los esfuerzos occidentales, mediante cifras astronómicas de dinero inyectadas a Ucrania para que pueda resistir la invasión rusa, son tan importantes que buena parte del esfuerzo de Estados Unidos se focaliza solo en ese frente, aunque el principal adversario geopolítico de Washington – China – no deja de avanzar casilleros, en el terreno económico, y ahora también diplomático.

Luiz Inacio Lula da Silva junto al presidente chino Xi Jinping. Televisión Central de China. 

China, en búsqueda de un cambio

Los últimos movimientos diplomáticos de Beijing son más que interesantes. Hace solo tres semanas, Xi Jinping viajó a Moscú donde se reunió con su homólogo ruso, Vladimir Putin. En dicha reunión, sobre el final, Xi Jinping expresó a Putin que el mundo “experimentará profundos cambios que marcarán los próximos cien años”. Esta frase, muestra la determinación de China de avanzar con una profunda reestructuración del sistema internacional, gestado a fines de la Segunda Guerra Mundial, que tomó como pilares fundamentales, a las instituciones políticas, económicas y sociales del mundo occidental.

¿Un nuevo orden internacional?

En Rusia no han escapado a usar un término que despierta profundo interés por lo amplio de dicha definición: Nuevo ordenamiento internacional o, en su defecto, nuevo orden mundial. Sin embargo, lejos de cualquier carácter conspiracionista, esta definición hace referencia a un cambio sistémico de las estructuras del poder global actual, con clara primacía occidental. 

Un "nuevo orden internacional" hace referencia a un cambio sistémico de las estructuras del poder global actual, con clara primacía occidental. 

El presidente ruso Vladimir Putin le da la mano al presidente chino Xi Jinping durante una reunión en el Kremlin en Moscú_ Rusia_ marzo de 2023_ SputnikSergei Karpukhin Pool vía REUTERS

Vladimir Putin le da la mano al presidente chino Xi Jinping durante una reunión en el Kremlin en Moscú. Marzo de 2023. Foto Sputnik Sergei Karpukhin Pool, vía Reuters.

Tanto China como Rusia, y otros países que no lo expresan tan a menudo, creen que es hora de generar un sistema internacional distinto, con una distribución de fuerzas regionales más equitativas, y sin tantas directivas centrales del llamado “Norte occidental”. Es por eso que, aunque China muestra diferencias a la hora de entender la maniobra realizada por Putin en Ucrania, entiende el claro desafío a Occidente en otras aristas, como el polo diplomático o el económico. 

El sueño de ser el nuevo “epicentro mundial” de la diplomacia

En su idioma original, el nombre 'China' significa "país del centro", y en esa proyección va el sueño de Beijing qué, sólo durante la última semana, concentró distintas reuniones y cumbres diplomáticas de gran relevancia para el sistema internacional.

El pasado jueves, Xi Jinping recibió la visita de Emmanuel Macron, el presidente francés. También la visita de Úrsula von der Leyen, la principal figura de la Unión Europea. Con el primero, Xi mantuvo importantes negociaciones en relación a cooperación en materia de informática, y en comercialización de nuevos productos. Macron, fue incluso más allá, y habló de que Europa debe ser neutral ante la disputa entre China y Estados Unidos, buscando preservar su “agenda” y sostener una relativa autonomía para no quedar a merced de todos los planteos norteamericanos, lo que generó críticas de los países europeos más alineados con Washington como Polonia. 

El presidente francés Emmanuel Macron visita China. El presidente chino Xi Jinping y el presidente francés Emmanuel Macron_ Foto EfeEl presidente chino Xi Jinping y el presidente francés Emmanuel Macron. Efe

En la misma línea fue Annalena Baerbock, ministra de asuntos exteriores de Alemania, quién visitó China en las últimas horas y trató de remarcar la importancia estratégica de China y la necesidad de que Europa sepa ser un equilibrio entre Estados Unidos y China, en la disputa global que tienen. 

Pero también el pasado jueves, en otro punto de Beijing, el ministro de asuntos exteriores chino, Qin Gang, recibió las visitas de los cancilleres de Arabia Saudita e Irán. Ambos países, históricos rivales en el Medio Oriente, se encuentran en un proceso de “normalización” de sus relaciones promovido justamente por Beijing. De hecho, el tema principal de dicha reunión, además de la reapertura de las embajadas, fue la guerra en Yemen que enfrenta a saudíes e iraníes con sus respectivos actores de interés. China está promoviendo un proceso de paz para Yemen que, en los últimos días, dio buenas señales tras la reunión de una delegación saudí con las milicias hutíes apoyadas por Irán. 

La visita de Lula da Silva a China

A su vez, la visita de Lula da Silva, mandatario brasilero, a China durante estos días marca el interés de China de convertirse definitivamente en el nuevo epicentro de la diplomacia global. Da Silva y Xi Jinping mantendrán una serie de reuniones donde abordarán temas de cooperación comercial, financiera, científica y, quizá, la mayor promesa de todas: la de elaborar un proyecto político de paz conjunto para Ucrania.

Lula da Silva y el presidente chino Xi Jinping en Beijing_Reuters

En vísperas a su reunión con Xi, durante una presentación del Banco para el Desarrollo de los BRICSLula habló de la importancia de generar espacios alternativos al dólar a la hora de realizar operaciones comerciales y diversificar así los intercambios con monedas regionales.

Las preocupaciones de Washington

Mientras China avanza en una seguidilla de movimientos diplomáticos muy interesantes para analizar, Estados Unidos muestra cierta preocupación sobre estos avances del gigante asiático.

Estados Unidos muestra cierta preocupación sobre los avances del gigante asiático.

Hace pocos días, el senador republicano Marco Rubio dijo que, debido a los movimientos recientes hacia la “desdolarización”, – promovida por China y otros países – el efecto de las sanciones económicas sobre los países irá mermando progresivamente hasta adquirir un carácter más “simbólico”.

Donald Trump habla en la convención anual de la Asociación Nacional del Rifle en Indianápolis_ abril de 2023_ File Reuters

Donald Trump habla en la convención anual de la Asociación Nacional del Rifle en Indianápolis. Abril de 2023. Reuters.

Por otro lado, el ex presidente norteamericano, Donald Trump, expresó también que su país “no está dando respuestas a la altura de los últimos movimientos de China”, responsabilizando a la administración de Biden por ese retroceso progresivo del “centro del mundo”, del norte occidental, hacia una 'regionalización', llamada también ‘Multipolaridad’, promovida por Beijing.

Encontrá más vídeos

Notas relacionadas