Polonia y Hungría desafían a la Unión Europea al rechazar la nueva reforma migratoria

Los dirigentes de ambos países criticaron, principalmente, que se pretenda imponer un sistema para "distribuir migrantes ilegales" entre los países que forman el bloque.

Por Canal26

Viernes 6 de Octubre de 2023 - 13:30

El asunto de la migración enfrenta a los Estados miembro de la Unión Europea. Foto: Reuters. El asunto de la migración enfrenta a los Estados miembro de la Unión Europea. Foto: Reuters.

En el marco de una decisión que sacudió a política europea, Polonia y Hungría optaron este viernes por distanciarse de la reforma del sistema migratorio que fue previamente acordada por los embajadores de los países miembros de la Unión Europea. A pesar de esta negativa, la iniciativa no está en peligro de perder su validez, ya que cuenta con la mayoría especial necesaria para su aprobación.

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, expresó su desacuerdo con la imposición de un sistema de "distribución de migrantes ilegales" entre los países europeos y declaró, tras su llegada a la cumbre informal de jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete en Granada, en el sur de España: "No tenemos miedo de los dictados que vienen de Bruselas y Berlín". 

Por su parte, el primer ministro húngaro, Viktor Orban, un destacado ultraconservador, afirmó que no es posible llegar a un acuerdo cuando se está siendo forzado a aceptar algo que no se desea. "Si te violan legalmente, te obligan a aceptar algo que no te gusta, ¿cómo es posible llegar a un compromiso, a un acuerdo? Es imposible", expresó.

Migrantes llegando a Europa. Foto: EFE Migrantes llegando a Europa. Foto: EFE.

En un mensaje en la red social X (anteriormente conocida como Twitter), Orban reiteró su posición al afirmar que "Bruselas violó legalmente a Polonia y Hungría al imponer el #MigrationPact". Además, agregó que "no habrá ningún compromiso en materia de migración. Ni hoy ni en los próximos años. ¡Defenderemos nuestras fronteras de los inmigrantes y también de los burócratas de Bruselas!".

Este desacuerdo se presenta en medio de un nuevo aumento de la llegada de migrantes a la isla italiana de Lampedusa, lo que generó tensiones adicionales en la Unión Europea. Los embajadores de los países de la UE lograron alcanzar un acuerdo crucial para avanzar en la reforma del Pacto de Migración y Asilo después de tres años de estancamiento en las negociaciones.

Encontrá más vídeos

A pesar de las abstenciones de Austria, Eslovaquia y República Checa, así como la oposición de Polonia y Hungría, el reglamento fue aprobado por mayoría especial.

Josep Borrell, alto representante para la política exterior de la Unión Europea. Foto: Reuters.

Te puede interesar:

Borrell celebró el ingreso de Suecia a la OTAN y aseguró que "fortalecerá" a la Alianza y Unión Europea

La reforma migratoria en crisis: la resistencia de algunos de los líderes europeos

La reforma tiene como objetivo establecer un mecanismo de solidaridad obligatoria entre los Estados miembros en caso de que alguno de ellos se enfrente a una llegada masiva de migrantes a sus fronteras, como ocurrió durante la crisis de refugiados sirios en 2015 y 2016

Además, el texto modifica los procedimientos tradicionales de asilo, haciendo que sean menos protectores para los migrantes. Para lograr este compromiso, fue necesario superar las reticencias de Alemania e Italia.

A pesar de la firme oposición de Polonia y Hungría, la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, celebró el acuerdo como un "gran éxito". La primera ministra italiana, la ultraderechista Giorgia Meloni, celebró que Europa esté "evolucionando hacia una línea más pragmática de legalidad, de deseo de luchar contra los traficantes".

Migrantes llegando a Europa. Foto: EFE Migrantes llegando a Europa. Foto: EFE.

Pero en un texto firmado junto a su homólogo británico, Rishi Sunak, publicado este viernes, pidió actuar urgentemente frente a la "crisis moral" que encarnaría la migración ilegal en Europa. "Se trata de una crisis moral", afirmaron los dos dirigentes, denunciando a los traficantes de personas, "un crimen humanitario", y una "crisis europea", ya que corresponde a los gobiernos europeos "decidir quién viene (al continente), y no los traficantes", explicó. 

Sin embargo, Polonia y Hungría no pueden imponer un veto a la reforma en la práctica, ya que estos textos se aprueban mediante mayoría cualificada. A pesar de ello, ambos países exigieron sin éxito que la declaración final de la cumbre incluyera una referencia a la necesidad de lograr la unanimidad para adoptar una reforma migratoria, lo que amenaza con hacer fracasar el intento de emitir una declaración común sobre migración, como ya ocurrió en una cumbre anterior en Bruselas cuando bloquearon las conclusiones para expresar su desacuerdo con otros textos migratorios.

Notas relacionadas