Una isla que genera problemas: por qué sus lugareños no quieren aceptar más turistas en la zona

La llegada de turistas puede tener tanto beneficios como perjuicios para los residentes. Si bien generan un desarrollo económico, las relaciones y dinámicas sociales tradicionales pueden modificarse drásticamente.

Por Canal26

Viernes 17 de Mayo de 2024 - 10:36

Binibeca Vell. Foto: Wikipedia Binibeca Vell. Foto: Wikipedia

Binibeca Vell es un encantador pueblo de pescadores situado en la costa sur de la isla de Menorca, una de las Islas Baleares en España. Este pintoresco lugar es conocido por su belleza única y su ambiente tranquilo, lo que lo convierte en un destino popular tanto para turistas como para locales.

Al combinar una arquitectura encantadora con la naturaleza impresionante y un ambiente sereno, el sitio se transforma en un el ideal para una escapada relajante. Incluso se espera que este año la cantidad de turistas llegue al millón.

Binibeca Vell. Foto: Wikipedia Un pueblo realmente encantador. Foto: Wikipedia

La llegada de visitantes podría ser considerado como algo bueno debido a que generan empleo y dejan dinero en la isla, pero los 195 residentes de Binibeca Vell no quieren saber más nada con esta situación y pretenden cerrar completamente el acceso al pueblo.

Esta drástica iniciativa tiene que ver con el irrespeto que muestran los turistas al estar cerca de las propiedades de los isleños. Un residente expresó a ElDiario que los visitantes entraban en las casas, se sentaban en sillas, tomaban cosas, trepaban por las paredes y hasta organizaban fiestas.

Binibeca Vell. Foto: Google Maps La ubicación de la preciosa isla española. Foto: Google Maps

Con el objetivo de que no se conviertan en un obstáculo para la llegada de turistas, las autoridades del lugar implementaron medidas para abordar el daño causado por los turistas, como un programa donde los lugareños reciben €15.000 para ayudar a limpiar la basura. También se restringió la visita de turistas solo entre las 11 y las 20.

Igualmente, los propietarios parecieran estar decididos ya que necesitan mantener la calidad de vida que supieron tener antes de la difusión del lugar que habitan: "Desde la costa, aún se podría visitar el perímetro del pueblo, pero no se permitiría el acceso a las calles interiores", explicó un residente a The Guardian, "y es precisamente esa encantadora imagen que todos desean para Instagram".

Ruinas en la isla Hashima. Foto: Wikipedia/ Jordy Meow.

Te puede interesar:

Japón: el sitio que pasó de ser uno de los más poblados del país oriental a convertirse en un pueblo fantasma

Venecia y Machu Picchu también quieren prohibir a los turistas

La llegada de turistas a Venecia, Italia, una de las ciudades más emblemáticas y visitadas del mundo, tiene múltiples efectos tanto positivos como negativos para los residentes. Si bien el turismo es una fuente importante de empleo en sectores como la hostelería, restauración, guías turísticos, comercio, y transporte; la histórica ciudad enfrenta una crisis de sobreturismo.

Para cambiar esta situación que altera la vida cotidiana creando un ambiente de bullicio contante, se llevaron a cabo medidas como limitar el acceso de cruceros y cobrar una tarifa de entrada para visitantes de un día.

Italia evitó que Venecia entre en la lista de patrimonios en riesgo. Foto: EFE. Venecia, Italia. Foto: EFE.

Por su parte, Machu Picchu, en Perú, enfrenta presiones por la cantidad de visitantes, lo que llevó a discusiones sobre limitar el acceso diario y aumentar las regulaciones para preservar su integridad cultural y ambiental.

El icónico sitio arqueológico se hizo famoso debido a su naturaleza y la cantidad de visitantes puede afectar bastante el clima que buscan generar los lugareños.

Notas relacionadas