Hallazgo arqueológico: científicos del CONICET encontraron una nueva especie de dinosaurio en Neuquén

Se trata del Inawentu oslatus, un saurópodo que vivió hace 86 millones de años. Los paleontólogos hallaron el cráneo entero, el cuello y gran parte del torso.

Por Canal26

Miércoles 8 de Noviembre de 2023 - 16:25

Inawentu oslatus, titanosaurio descubierto en Neuquén. Ilustración: Gabriel Lio- Conicet. Inawentu oslatus, titanosaurio descubierto en Neuquén. Ilustración: Gabriel Lio- Conicet.

Científicos del Conicet, junto a colegas de otras instituciones, descubrieron a un nuevo dinosaurio saurópodo titanosaurio casi completo, que vivió hace aproximadamente unos 86 millones de años en Neuquén.

Se trata del Inawentu oslatus, del Cretácico Superior de la Patagonia, encontrado en el área conocida como La Invernada.

“Es un hallazgo increíble porque no solamente estaba el cráneo, sino que éste estaba articulado al cuello completo, a todas las vértebras dorsales y al sacro con los iliones”, destacó Leonardo Filippi, investigador del Conicet en el Museo municipal Argentino Urquiza y autor principal del trabajo publicado sobre dicho descubrimiento en la revista Cretaceous Research.

“Lo único que le falta son las extremidades, algunos huesos de la pelvis y la cola”, y resaltó que “el resto está todo entero, incluso tenía algunas costillas dorsales articuladas”.

Aves, pájaros, vuelo, ciencia. Foto: Unsplash

Te puede interesar:

Sorprendente hallazgo: estudio señala que las aves modernas evolucionaron antes de la extinción de los dinosaurios

Palabra de los especialistas

Ariel Méndez, investigador del Conicet en el Instituto Patagónico de Geología y Paleontología de Puerto Madryn, señaló que “los rebaquisáuridos tenían la función de alimentarse de la vegetación baja un par de millones de años antes, pero habían desaparecido y no teníamos evidencia de quiénes, en esta zona, eran los que ocupaban ese lugar”.

“Hoy sabemos que estaba este tipo de titanosaurios, con estas características que ocupaban ese rol ecológico, y que compartían el espacio y el tiempo con saurópodos titanosaurios que tenían otras características y que, posiblemente, se encargaran de alimentarse de la vegetación de altura”, contó el científico.

Méndez indicó que este tipo de descubrimientos “nos permite entender un poco cómo eran aquellos ecosistemas”.

“Empezamos con los saurópodos que comían la vegetación más alta, después encontramos los dinosaurios carnívoros que posiblemente predaran sobre ellos; y encontramos otro tipo de dinosaurios herbívoros, bípedos más pequeños, corredores, que son los ornitópodos, así como tortugas y cocodrilos, todo en la misma zona”, detalló.

“Estamos haciendo análisis palinológicos para tratar de entender también cómo estaba compuesta la vegetación en ese momento, en ese lugar”, y agregó que “los estudios geológicos nos dicen que era una zona de ríos y meandros, lo que permite ir armando de a poco todo este rompecabezas”.

“En definitiva, lo que queremos saber es cómo estaban formados esos ecosistemas del pasado, quiénes eran los actores y qué rol cumplía cada uno”, concluyó Méndez.

Notas relacionadas